Carmen M. López Madrid | viernes, 24 de mayo de 2019 h |

La búsqueda de mecanismos que frenen la progresión de las resistencias a los antibióticos se ha convertido en un objetivo de infectólogos y microbiólogos. Sin embargo, en la actualidad ya existe una herramienta que contribuye a flanquear las fronteras a estas bacterias: la vacunación.

La evidencia es clara, asegura el presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, José Miguel Cisneros. Existe una relación indirecta entre el cumplimiento vacunal en lo que respecta a la gripe. Se ha comprobado que existen picos estacionales en el consumo de antibióticos. “Sin conseguimos disminuir el número de pacientes con gripe, a través de las vacunas, reduciremos el consumo de antibióticos”. A este respecto, el presidente del Comité Científico de Seimc, Rafael Cantón, remarca que la carga de estos pacientes es importante para el sistema sanitario. Además, explica, si la gripe afecta a población más debilitada, la complejidad de su abordaje será mayor.

En este sentido, la formación de los profesionales es fundamental. ”El volumen de conocimiento va en aumento y cada vez sabemos más”, apunta Cisneros, si bien la globalización contribuye también a la complejidad de los microorganismos.

La lista de patógenos emergentes está presente. “Los organismos son cada vez más dinámicos”, asegura el presidente de Seimc, haciendo referencia al Zika, un virus localizado en Brasil y que se propagó rápidamente hasta llegar a España.

La paradoja parece clara: “Ahora que tenemos más antibióticos que nunca, hay más infecciones que nunca”, lamenta Cisneros. A su juicio, las responsabilidad es a tres bandas: el abuso de los antibióticos, el incumplimiento terapéutico por parte de la sociedad, y la falta de inversión de las autoridades sanitarias.

La microbiología

En este contexto, desde el ámbito de la microbiología se han dado pasos importantes de la mano de las nuevas tecnologías. Las técnicas de secuenciación genómica han supuesto un antes y un después en el abordaje de las enfermedades infecciosas. En la actualidad, el point of care es una herramienta, como explicó Cantón, que pretende avanzar en el diagnóstico de estas bacterias. Asimismo, como adelantan los expertos, las pruebas de autodiagnóstico también están cambiando el paradigma en los laboratorios de microbiología.