La colangitis biliar primaria (CBP), antes denominada cirrosis biliar primaria, es una enfermedad crónica en la que los conductos biliares del hígado se destruyen progresivamente y en la que el 30 por ciento de los pacientes tienen una respuesta subóptima al ácido ursodesoxicólico, que generalmente es el tratamiento de primera línea, conllevando un peor pronóstico. En España se estima que alrededor de 10.000 personas padecen esta patología.

En este sentido, la Unidad de Aparato Digestivo del Hospital Fundación Alcorcón ha publicado una investigación denominada “Efectividad y seguridad de la terapia de segunda línea en la colangitis biliar primaria (CBP): una cohorte prospectiva multicéntrica de mundo real”, que está centrada en aquellos pacientes que no responden al tratamiento con ácido ursodesoxicólico. A estos se les ha administrado, bajo determinadas pautas y formatos, ácido obeticólico (OCA, por sus siglas en inglés ‘obeticholic acid’) para sustituir el tratamiento inicial y comprobar su efectividad y seguridad.

El estudio incluyó a 316 pacientes de 25 hospitales de España y Portugal, que se dividieron en tres grupos y se les realizó un seguimiento medio de 26,3 meses. A un primer grupo se le administró OCA; a otro, OCA más fibratos y a un tercer grupo una triple terapia con ácido ursodesoxicólico, OCA y fibratos, con el fin de evaluar las puntuaciones bioquímicas y de función hepática, Globe-PBC y UK-PBC, que permiten valorar los riesgos para estratificar a los pacientes con esta patología. Del mismo modo se evaluó la respuesta bioquímica completa, las tasas de respuesta según el criterio POISE, la incidencia de descompensación, la supervivencia y la seguridad relacionadas con el hígado.

Resultados

Conrado Fernández-Rodríguez, jefe del Departamento de Gastroenterología y Hepatología de la Fundación Hospital Universitario de Alcorcón, durante la presentación en el congreso americano.
Conrado Fernández-Rodríguez, jefe del Departamento de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Fundación de Alcorcón, durante la presentación en el congreso americano.

Durante el Congreso de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades del Hígado, donde se presentó el estudio, Conrado Fernández-Rodríguez, jefe del Departamento de Gastroenterología y Hepatología de la Fundación Hospital Universitario de Alcorcón, aseguraba que “el tratamiento parece seguro en las primeras etapas de la cirrosis”.

Los resultados de la investigación mostraron datos positivos. Las puntuaciones de Globe-PBC y UK-PBC a los cinco años mejoraron. Además, a los 12 meses, el 41,7 por ciento logró una respuesta POISE efectiva. Los factores asociados a esta respuesta en el análisis univariado fueron ausencia de cirrosis, bilirrubina sérica más baja y valores más bajos de las puntuaciones FIB-4, APRI, CPT, Globe y UK-PBC, así como albúmina sérica más alta y número de plaquetas más elevado.

Tras ajustar los datos por sexo, edad, cirrosis, niveles de albúmina, bilirrubina, recuento de plaquetas y dosis inicial de OCA, la terapia triple tuvo más probabilidades de lograr una respuesta bioquímica completa en comparación con la terapia dual. La supervivencia relacionada con el hígado a los 36 meses fue del 97,3 por ciento y la interrupción del tratamiento con OCA se produjo en el 18,2 por ciento de los pacientes.


También te puede interesar…