Premios Fundamed

Hace una semana saltaba la noticia del mayor estudio genético hecho hasta ahora sobre el cáncer. Un auténtico atlas que ha analizado el genoma de 38 tipos de tumores y va a ayudar a diagnosticar el cáncer antes de que se origine.

Con este avance, Federico Plaza Piñol, government Affairs Director en Roche, contextualizaba la situación actual de la investigación durante la II Cumbre Española Contra el Cáncer, organizada por Gepac.

“Este estudio se ha hecho gracias a la secuenciación genómica y a los datos en salud digital. ¿Qué nos dice esto? Que los hitos del milenio en investigación son el binomio de la secuenciación genética y la revolución de los datos”, exponía Plaza.

El experto argumentaba que ambos avances van de la mano puesto que si no hay capacidad de producir una información bruta en información inteligente es como si no hubiera información.

“El estudio de Pan-Cáncer indica que se va a diagnosticar el tumor antes de que se manifieste por lo que vamos a evolucionar a un tratamiento ultraprecoz”, continuó Plaza. “Por tanto, para centrar la evolución de la medicina personalizada de precisión hacen falta herramientas que hagan efectiva la secuenciación genómica: la salud digital y la inteligencia artificial”, añadió.

Oncología computacional biológica

Esta tecnología ya se utiliza en la oncología computacional biológica. Plaza recuerda que el CNIO está haciendo “arqueología oncológica” que permite identificar en qué momentos de la vida de un tumor se han producido esas diferencias estructurales y qué procesos las han originado. “Ya hay investigaciones para conocer el ADN de las células tumorales. Ahora es posible ir hacia atrás en el tiempo y conocer todo la historia de las mutaciones”, explicó.

Asimismo, Plaza insistió en que hay que integrar los datos de investigación con los registros de pacientes y complementarlos con datos de las App de salud. “Hay que digitalizar toda la información”, concluyó.