| miércoles, 06 de junio de 2018 h |

Un ensayo clínico aleatorizado de fase III muestra que las personas con cáncer colorrectal avanzado pueden no necesitar un componente de tratamiento frecuentemente considerado: la quimioterapia calentada que se administra al abdomen durante la cirugía. No hubo diferencia en la supervivencia entre los pacientes con metástasis en el abdomen que recibieron quimioterapia con calefacción durante la cirugía y los que recibieron solo la cirugía. Los efectos secundarios a largo plazo fueron más comunes con la quimioterapia.

El estudio se ha presentadp en una conferencia de prensa en la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO).

La carcinomatosis peritoneal (tumores metastásicos en el revestimiento de la cavidad abdominal llamada peritoneo) ocurre en aproximadamente el 20% de las personas con cáncer colorrectal metastásico. Cuando los tumores se pueden extirpar por completo, un tratamiento que se ha utilizado es la cirugía con quimioterapia administrada al abdomen (conocida como quimioterapia intraperitoneal hipertérmica, HIPEC). La cirugía con HIPEC puede prolongar la supervivencia (en comparación con la terapia sistémica sola), y la cirugía puede curar hasta el 16% de los pacientes con carcinomatosis peritoneal.

“Cuando este enfoque se introdujo hace más de 15 años, fue el primer tratamiento efectivo para tumores metastásicos en el abdomen de un paciente, pero no sabíamos si la administración de quimioterapia con calefacción durante la cirugía era un componente importante del tratamiento o no”, explicó el autor principal del estudio, Francois Quenet, MD, jefe de la unidad de malignidad de la superficie hepatobiliar y peritoneal en el Instituto Regional del Cáncer en Montpellier, Francia. “Este es el primer estudio aleatorizado que evalúa el papel de este tipo especial de quimioterapia en el cáncer colorrectal avanzado, y muestra que no proporciona un beneficio adicional sobre la cirugía”.

Sobre el estudio

El ensayo PRODIGE 7 incluyó a 265 pacientes en Francia con cáncer colorrectal en etapa IV con carcinomatosis peritoneal y sin metástasis en otras partes del cuerpo. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir cirugía más HIPEC (quimioterapia con oxaliplatino calentado a 43 ° C en un intento de aumentar la eficacia de la quimioterapia) o cirugía sola. La mayoría (96%) de los pacientes también recibieron quimioterapia sistémica, antes de la cirugía, después de la cirugía o ambas. El tipo de terapia sistémica fue por elección del médico.

Resultados clave

En una mediana de seguimiento de 64 meses, la mediana de supervivencia global fue de 41,2 meses en el grupo no HIPEC frente a 41,7 meses en el grupo HIPEC (la diferencia entre los dos grupos no fue estadísticamente significativa). El tiempo hasta que regresó el cáncer (supervivencia sin recidiva) también fue similar entre los dos grupos: mediana de 11.1 meses en el grupo no HIPEC vs. mediana de 13.1 meses en el grupo HIPEC.

La tasa de mortalidad general a los 30 días después de la cirugía fue del 1,5% en ambos grupos, y no hubo diferencia en la tasa de efectos secundarios durante los primeros 30 días. Sin embargo, a los 60 días, la tasa de complicaciones en el grupo HIPEC fue casi el doble que en el grupo no HIPEC (24.1% vs. 13.6%).

Próximos pasos

Se necesita más investigación para determinar si hay pacientes que aún se beneficiarían de recibir HIPEC con cirugía. Un análisis de subgrupos de este estudio sugiere que HIPEC podría ser beneficioso para pacientes con un índice de cáncer peritoneal de rango medio (una medida de la cantidad de cáncer en el abdomen), pero las cifras eran demasiado pequeñas para ser concluyentes. Las personas con un índice bajo de cáncer peritoneal pueden renunciar a HIPEC, mientras que las personas con un índice alto pueden no beneficiarse de la cirugía o HIPEC. Mientras tanto, otros tipos de quimioterapia pueden ser más efectivos que el oxaliplatino, el tipo de quimioterapia que se usa en HIPEC para este estudio.