E. B. Barcelona | viernes, 25 de noviembre de 2016 h |

Juan Ignacio Martínez-Salamanca explica en esta entrevista cuáles son las principales características de la enfermedad de Peyronie (EP). Esta patología provoca una curvatura anormal en el pene de los pacientes, lo que dificulta, en muchos casos, las relaciones sexuales, y puede causar problemas psicológicos.

Pregunta. ¿En qué consiste la enfermedad de Peyronie?

Respuesta. La enfermedad de Peyronie ocurre cuando una placa cubre los cuerpos cavernosos o la túnica albugínea en el pene. Eso produce una cicatriz que hace perder la elasticidad, por lo que no se estira cuando se rellenan los cuerpos cavernosos y por lo tanto el pene se dobla hacia la dirección de la cicatriz. Duele y puede imposibilitar las relaciones sexuales. Según donde se produzca la placa, y del grado que tenga, será la gravedad. Hay pacientes que pueden tener relaciones sexuales y otros no.

P. ¿Por qué se produce esta patología?

R. Es una enfermedad fibrosante, aunque no se conoce su origen. Por tanto, se trata de un trastorno de la cicatrización. Algunos pacientes pueden asociar el mismo problema en la mano o en la planta del pie. Varios estudios relacionan la enfermedad de Peyronie con alteraciones del sistema inmune. De este modo, cualquier hombre puede padecer esta enfermedad. La media de edad para su aparición son los cincuenta años, pero también puede darse en varones jóvenes.

P. ¿Cuál es la prevalencia de la patología en España?

R. Se sabe que más del cinco por ciento de los hombres mayores de 50 años pueden padecer esta enfermedad. Actualmente se piensa que la prevalencia de la misma aumenta con la edad. De este modo, se ha visto que en los varones de entre 30 y 40 años es del 1,5 por ciento, mientras que en los varones mayores de 70 años es del 6,5 por ciento.

P. ¿Cuáles son las complicaciones físicas y psicológicas más habituales?

R. Muchos pacientes acuden a nuestra consulta agobiados, pensando que ese bulto que se palpan en el pene puede ser un cáncer. Les decimos que la enfermedad de Peyronie no es un cáncer pero es difícil de curar. Esta placa fibrosa produce incurvación y en ocasiones descenso de la rigidez del pene. Por uno u otro motivo, muchos pacientes tienen dificultad para realizar la penetración, y en casos severos la penetración vaginal no es posible. Todo esto puede producir un impacto psicológico importante. La enfermedad se clasifica por grados de incurvación (30 grados, 40 grados…) y por la forma, que puede ser dorsal, ventral… A partir de 40 o 45 grados los pacientes no suelen poder tener relaciones sexuales.

P. ¿Qué opciones de tratamiento hay?

R. Las opciones dependen de si el paciente está en fase aguda o estable. En fase aguda, hay fármacos orales, como la pentoxifilina, o se puede emplear un extensor de pene, ya que el objetivo es que el pene no se curve más. Una vez que la enfermedad está estable, hay dos opciones. Una es emplear un fármaco de reciente aparición, colagenasa de clostridium histolyticum, que se inyecta y mejora significativamente la deformidad de la curvatura del pene. Este fármaco revolucionará el tratamiento de la enfermedad. Si no funciona, se puede optar por la cirugía.