El cáncer sigue siendo una de las mayores causas de morbimortalidad en todo el mundo. Por ello, una importante parte de la investigación científica está enfocada en luchar contra esta enfermedad. Según la International Agency for Research on Cancer, en 2020 se diagnosticaron 18,1 millones de nuevos casos de cáncer en el mundo. Y, además, se estima que en las próximas dos décadas, esta cifra se incremente hasta los 28 millones. Ahora, un estudio reciente en cáncer ha descrito una nueva forma de luchar contra los tumores: un fármaco que ataca sus debilidades genéticas.

La investigación, publicada en la revista Cancer Discovery y dirigida por Kathleen Mulvaney de la Universidad Tecnológica de Virginia, Estados Unidos; se basa en los comportamientos de varios genes y en cómo el fármaco MRTX1719 podría ser clave para combatir el cáncer. Según el estudio, en tumores sólidos, este medicamento se ha mostrado capaz de matar células cancerosas que carecen de genes supresores de tumores específicos.

Novedad de MRTX1719

De acuerdo con Mulvaney, “se trata de una versión actualizada de una novedosa e importante clase de fármacos dirigidos a la enzima PRMT5, que es la proteína diana que estudiamos en mi laboratorio”. Esta terapia tiene el potencial para ayudar a entre un 10-15 por ciento de los pacientes con cáncer dependiendo de su estado de deleción genética. El objetivo de MRTX1719 son los cánceres con vulnerabilidad genética, aquellos con ausencia del gen supresor de tumores CDKN2A y de MTAP. La ausencia de dichos genes puede provocar un crecimiento celular descontrolado y anormal, lo cual el fármaco utiliza en su beneficio para combatir el cáncer.

“Este fármaco supone una mejora porque se une a una parte específica de la proteína PRMT5 de un modo exclusivo para las células cancerosas con deleción del gen CDKN2A/MTAP. Los datos de las primeras pruebas parecen prometedores para usar este fármaco solo o en combinación con otros en el futuro”, destaca Mulvaney.

Resultados positivos en fases I y II

Los investigadores obtuvieron resultados positivos en las fases I y II de las pruebas clínicas en pacientes con tipos específicos de cáncer en los que faltaba el gen MTAP, como el cáncer de vesícula biliar, el cáncer de pulmón o el melanoma. La investigadora recalca la importancia del desarrollo inteligente de fármacos y de la investigación genética, ya que en pocos años se pasó de descubrir el problema genético de estos cánceres a tener medicamentos prometedores en ensayos.

Las versiones anteriores de los inhibidores de PRMT5, que llegaron a los ensayos clínicos entre los años 2016 y 2019, se topaban con problemas de toxicidad en pacientes antes de que los medicamentos pudieran alcanzar una dosis terapéutica eficaz. Mulvaney destaca que, “es importante llamar la atención sobre esa clase de inhibidores de PRMT5 cooperativos con ATM, entre los que se incluye el medicamento MRTX1719, porque están demostrando que pueden ayudar eficazmente a eliminar tumores, mientras dejan ilesas el resto de las células normales”.


También te puede interesar…