Premios BiC
G.F. Estradé Ibiza | viernes, 08 de junio de 2018 h |

La depresión no solo está incrementando su prevalencia año tras año, sino que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la califica como el principal factor individual de discapacidad global. Su mayor incidencia se produce entre los 15 y 45 años. De hecho, hasta un 20 por ciento de jóvenes de 18 años habrán sufrido en su vida al menos un episodio depresivo. Este trastorno continúa siendo una de las enfermedades con un mayor impacto en la calidad de vida de los pacientes. Además, es el principal factor que contribuye a las muertes por suicidio, que ya alcanza cifras de 800.000 al año.

Con este telón de fondo, tuvo lugar en Ibiza el XVII Seminario Lundbeck “Millenials y generación Z. La depresión invisible”, celebrado el pasado 1 de junio. Durante este encuentro, se puso el foco en los principales retos para un correcto abordaje de la depresión en el adulto joven. Algunos de ellos pasan por desestigmatizar la enfermedad, conseguir un diagnóstico y tratamiento precoces para prevenir los factores de riesgo y lograr la recuperación funcional del paciente.

Como introdujo Sara Montero, Directora de la Unidad del Sistema Nervioso Central de Lundbeck Iberia, “la depresión es una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas, de los cuales el 94% sufre síntomas cognitivos y el 65% señala que es muy invalidante”. Del mismo modo, incidió en que “es una enfermedad que cuantas más veces se tiene, más probabilidades de recidiva, que además va dejando síntomas irrecuperables y afecta tanto al individuo como a los familiares y al entorno laboral”.

La prevención y la recuperación funcional, dos de los ejes principales

Según Víctor Pérez Solá, Director del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar y Coordinador del Programa de Investigación en Depresión y Prevención del Suicidio del CIBERSAM, “es una enfermedad compleja causada por múltiples factores que se van sumando”. Para abordar adecuadamente la depresión, Pérez Solá señaló que “los dos retos más importantes en los pacientes jóvenes con depresión son la detección y el tratamiento precoz”. En los jóvenes, existe un obstáculo adicional que retrasa el diagnóstico precoz ante la dificultad de acceso a la consulta médica. Por tanto, la prevención se alzó como un pilar fundamental en el abordaje de estos pacientes. “Para disminuir la tasa de depresión en la población, es fundamental prevenir los factores de riesgo en edades tempranas”, manifestó.

Por otro lado, Silvia López Chamón, Secretaria del grupo de Salud Mental SEMERGEN, destacó la accesibilidad que desde Atención Primaria (AP) se ofrece al paciente de forma inmediata. “El trabajo en equipo, la entrevista clínica y las interacciones psicopatológicas del sujeto son el trípode sobre el que nos apoyamos”. Ensalzó también la existencia de modelos multicompetentes, a través de los que se ha demostrado que se mejora el diagnóstico en un 20 por ciento de los casos. Resulta, además, fundamental crear una enfermera de enlace entre AP y especializada y dotar a los equipos de material psicoeducativo para integrar al paciente. Es imprescindible individualizar el tratamiento y tratar al paciente de forma integral, a lo largo de toda su vida y dentro de su entorno social”, matizó.

Por último, Marina Díaz Marsá, Jefa de Sección de Psiquiatría del Hospital Clínico San Carlos y Presidenta de la Sociedad de Psiquiatría de Madrid, puso de manifiesto el impacto de los síntomas cognitivos en el ámbito personal, social y laboral. Destacó como “la depresión en mujeres es el doble de prevalente que en los hombres”. Los factores biológicos, especialmente de tipo hormonal, están especialmente ligados en este hecho. Además, “hasta el 35 por ciento de los adolescentes con depresión tienen asociado un trastorno de consumo de sustancias”. Finalmente, advirtió como la utilización de un mayor número de redes sociales aumenta el riesgo de padecer depresión.

Con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la gravedad de la depresión, Lundbeck ha lanzado en España Rethink Depression, una plataforma a nivel mundial junto con una cuenta de twitter, @rethinkDepES, para ayudar a comprender la repercusión de este trastorno, fomentar el diálogo entre los pacientes, médicos y demás implicados así como compartir y obtener información para lograr eliminar el estigma social de los trastornos mentales.

Una fecha clave para este año: el 10 de octubre, día mundial dedicado a los jóvenes y salud mental.