Premios BiC 2020

Los resultados del estudio fase III CHECKMATE 9ER, que analizó el tratamiento en primera línea en pacientes con cáncer renal de células claras metastásico o avanzado, se han presentado en la Sesión Plenaria del Congreso SEOM2020, que se está celebrando en formato virtual.

“En el momento en que se diseñó este ensayo, sunitinib era el estándar de tratamiento. Este fármaco es un inhibidor de tirosin-kinasa, con propiedades  antiangiogénicas. Al ser sunitinib el tratamiento de elección, se comparó su uso frente al fármaco de inmunoterapia nivolumab en combinación con cabozantinib, otro inhibidor de la tirosin-kinasa, que también es antiangiogénico pero que, además, inhibe otras vías de señalización importantes, como MET y AXL”, explica Cristina Suárez, oncóloga médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona.

El objetivo principal del estudio era comparar la supervivencia libre de progresión, mientras que los objetivos secundarios más relevantes eran supervivencia global y tasa de respuesta. “El estudio demostró un beneficio en supervivencia libre de progresión a favor del brazo de combinación, con una HR de 0.51, además de un beneficio en supervivencia global. Los resultados demuestran que la combinación de nivolumab con cabozantinib redujo el riesgo de muerte en un 40%. Las tasas de respuesta también fueron mayores para la combinación frente a sunitinib (55.7% vs 27.1%). Otro aspecto relevante es que, con un seguimiento de 18 meses, la combinación alcanzó una tasa de respuestas completas del 8%”, destaca la investigadora.

Importancia de las respuestas completas

Las respuestas completas “son especialmente importantes en cáncer renal”, añade Suárez. El motivo es que diferentes estudios tanto con fármacos antiangiogénicos como con inmunoterapia demuestran “que una tasa elevada de este parámetro se relaciona directamente con la duración de la respuesta y, en última instancia, con la supervivencia global”.

En cuanto a la seguridad, los efectos secundarios, “fueron manejables y ya están descritos en otros estudios que combinaron en cáncer renal un antiangiogénico y una inmunoterapia. También se vio una mejor calidad de vida en el grupo de pacientes que recibieron la combinación frente a la monoterapia con sunitinib”.

En su opinión, estos resultados “suponen una nueva oportunidad para los pacientes: es un nuevo estándar de tratamiento, aunque no es el único, al haber otras combinaciones. Y corrobora el papel de las combinaciones basadas en inmunoterapia en primera línea en cáncer renal”.