Sandra Pulido Madrid | viernes, 30 de agosto de 2019 h |

La artrosis es la enfermedad reumática más prevalente en España y va en aumento, en línea con el progresivo envejecimiento de la población.

“Es la más común y la más prevalente en las consultas de reumatología. Es la que más bajas laborales produce después de las enfermedades pulmonares. Es una enfermedad que va a ser endémica porque somos más mayores y el desgaste articular pasa de la cincuentena”, explica José de la Mata Llord, director del Instituto de Salud Osteoarticular ARI.

El estudio EPISER 2016, llevado a cabo por la Sociedad Española de Reumatología (SER), reveló los siguientes datos de prevalencia de esta patología: artrosis cervical 10,10 por ciento; artrosis lumbar 15,52 por ciento; artrosis de cadera 5,13 por ciento artrosis de rodilla 13, 83 por ciento; y artrosis de mano 7,73 por ciento.

Existen factores de riesgo que influyen en el desarrollo de la enfermedad, como la obesidad, la falta de ejercicio físico o las alteraciones en la postura, y que modificarlos está al alcance del propio paciente, tanto para prevenir o retrasar los síntomas como para favorecer el tratamiento. “A día de hoy básicamente se trata el síntoma pero no la causa. Para ello se trata con antiinflamatorios, analgésicos fisioterapia… Pero cuanto todo fracasa se cambia la articulación por una prótesis de metal”, continúa el reumatólogo. Asimismo, “desde hace unos años hay tratamientos que se inyectan dentro de la articulación como son el ácido hialurónico y últimamente el plasma rico en plaquetas (PRP)”, describe.