Premios BiC

El Hospital Gregorio Marañón lidera un estudio que ha demostrado, por primera vez, la eficacia de una terapia oral para el tratamiento de trombos en pacientes con cáncer.

El estudio Caravaggio es un fase II aleatorizado, abierto, que ha sido publicado en la revista The New England Journal of Medicine. La investigación es multinacional y han participado once países, nueve de ellos europeos (Italia, Francia, Reino Unido, Holanda, Bélgica, Alemania, Portugal, Polonia y España).

En España, el Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón ha coordinado el estudio. El oncólogo del Hospital Gregorio Marañón y líder de este trabajo, Andrés Múñoz ha formado parte del Comité Directivo. Además, han participado 21 hospitales de toda España en el estudio, incluyendo un número significativo de pacientes.

“Los trombos en pacientes con cáncer es una complicación muy frecuente”, recuerda Múñoz. Por este motivo el oncólogo resalta que los resultados del estudio “ofrecen un salto cualitativo en el tratamiento y cambia la práctica clínica”.

Avances en la enfermedad

La enfermedad tromboembólica venosa, embolia de pulmón y trombosis venosa profunda, es una complicación que se asocia a mayor motalidad, morbilidad y empeoramiento de la calidad de vida.

Andrés Múñoz

Para evitar las complicaciones que pudieran sufrir los pacientes, el tratamiento de elección son las heparinas de bajo peso molecular. Este tratamiento se utiliza desde hace más de 15 años. Las heparinas son fármacos parenterales que requieren una inyección subcutánea una o dos veces al día. Este tratamiento puede prolongarse durante largos períodos de tiempo, llegando a superar los seis meses.

La principal queja de los pacientes es el hecho de tener que pincharse, que limita su uso ya que el enfermo se cansa. Además, es frecuente que dicho pinchazo genere hematomas en el abdomen.

Los anticoagulantes orales directos han demostrado su eficacia en los pacientes sin cáncer. A pesar de ello, los primeros estudios han demostrado un incremento en el riesgo de sangrado específico en el tracto digestivo.

“Los resultados del estudio han demostrado que los anticoagulantes orales de acción directa son igual de eficaces y tienen la misma seguridad”

Oncólogo del Hospital Gregorio Marañón y líder de este trabajo, Andrés Múñoz

El esfuerzo de estos países ha conseguido sumar al proyecto 119 centros. En ellos, se ha comparado el tratamiento clásico con heparinas de bajo peso molecular frente a apixabán, un anticoagulante oral de acción directa.

Apixabán

Este estudio ha demostrado que apixabán es similar en cuanto a eficacia a las heparinas de bajo peso molecular, y a diferencia de los otros anticoagulantes orales de acción directa no incrementa el riesgo de sangrado.

Además, el experto señala que ofrecen otra la ventaja. En comparación con las heparinas, “permite una adminsitración por vía oral y una mejor adherencia a los tratamientos“. Además, la administración vía ora resulta mucho más cómodo y menos invasivo y evita los hematomas en el abdomen.

En este sentido, los resultados suponen un cambio en la práctica clínica y abren la indicación al tratamiento de la prevención trombos en pacientes con cáncer con un anticoagulante oral.

Desde el Gregorio Marañón señalan que el Apixabán es igual de eficaz y seguro que las heparinas. “Es claramente un nuevo tratamiento y una alternativa para los pacientes con cáncer que no tenían previamente”, señalan.

Una ventaja añadida es el precio de apixabán, significativamente menor al precio de cualquiera de las heparinas de bajo peso molecular del mercado.

El estudio Caravaggio es el más grande realizado en el campo de la enfermedad tromboembólica de los pacientes con cáncer hasta el momento.

Los miembros del Comité Directo han diseñado el estudio, analizado y escrito el artículo de forma independiente sin interferencia de ningún organismo o compañía, señalan en un comunicado.


También te puede interesar…