GM Barcelona | martes, 31 de enero de 2017 h |

Expertos de la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL, por sus siglas en inglés) y el Imperial College de Londres, en Reino Unido, han encontrado 107 nuevas regiones de genes asociadas con la presión arterial alta, lo que potencialmente puede permitir identificar a los pacientes de riesgo y dianas para el tratamiento.

Los investigadores, cuyos hallazgos se publican en Nature Genetics, estudiaron 9,8 millones de variantes genéticas de 420.000 participantes del Biobank de Reino Unido y realizaron referencias cruzadas con sus datos de presión arterial. De las 107 nuevas regiones genéticas, muchas se expresaron en altos niveles en los vasos sanguíneos y el tejido cardiovascular, y podrían ser potencialmente nuevos objetivos farmacológicos para tratamientos de la hipertensión.

El equipo de científicos también desarrolló una “puntuación de riesgo” genética al vincular los datos de salud y hospitalarios de los participantes del Biobank británico con su genética de presión sanguínea y mostró que podría utilizarse la puntuación para predecir un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria.

Cuanto mayor era la puntuación de riesgo de un paciente, más probabilidades presentaba de sufrir presión arterial alta a la edad de 50 años. Los que estaban en el extremo superior de la escala de riesgo registraban 10 mmHg de presión arterial más alta que los pacientes con puntuaciones de riesgo más bajas. Por cada 10 mmHg que una persona tiene la presión arterial más alta de lo normal, el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular se incrementa en alrededor del 50 por ciento o más.