Hacia el cambio de paradigma en el tratamiento del cáncer de próstata

La adición de acetato de abiraterona más prednisona mejora la supervivencia del cáncer de próstata sensible a la castración

283

Dos ensayos presentados en ESMO 2021 destacan los beneficios de la intensificación del tratamiento con inhibidores de la señalización del receptor de andrógenos en pacientes con cáncer de próstata sensible a la castración CSPC).

El ensayo de fase III PEACE-1 investigó la adición de acetato de abiraterona-prednisona (AAP) más radioterapia local a la atención estándar (terapia de privación de andrógenos [ADT] +docetaxel. La adición de docetaxel se convirtió en el nuevo estándar de atención después del inicio del estudio) en 1173 pacientes con CSPC metastásico

La mediana de supervivencia global (SG) mejoró con la adición de AAP, tanto en la población general como en la subpoblación de pacientes que recibieron ADT más docetaxel. Entre los pacientes que desarrollaron enfermedad resistente a la castración en el grupo de control de tratamiento estándar de ADT más docetaxel, el 84% recibió al menos una terapia para prolongar la vida y el 81% recibió terapia hormonal de próxima generación, en comparación con el 74% y el 46%, respectivamente, de los pacientes del grupo de ADT más docetaxel más AAP. La toxicidad fue la esperada, sin efectos adversos sinérgicos aparentes de la combinación.

“Estos resultados cambiarán el estándar de atención”, explica Maria De Santis, especialista del Hospital Charité Universitätsmedizin, Berlín, Alemania y la Universidad Médica de Viena, Austria. “En un análisis anterior de PEACE-1, la adición de AAP a ADT más docetaxel prolongó significativamente la supervivencia sin progresión radiográfica pero aquí, se ha demostrado una mejora obvia en la SG, que amplía los avances realizados recientemente en CSPC metastásico“. Reflexionando sobre hallazgos previos en este contexto, De Santis agrega que “en pacientes con CSPC metastásico, ya sabíamos que la intensificación temprana del tratamiento mejoraba la supervivencia de manera significativa, pero la pregunta era si se debería usar terapia doble o triplete. Esto ahora se ha respondido en el estudio PEACE-1”.

De manera similar, también se presentaron resultados alentadores en el entorno de CSPC no metastásico. Un análisis combinado primario de dos comparaciones en el protocolo de la plataforma STAMPEDE evaluó AAP más enzalutamida agregada a ADT en comparación con ADT solo. Hubo una mejora significativa en el criterio principal de valoración de supervivencia libre de metástasis (MFS) con 2 años de terapia basada en AAP en comparación con ADT sola. La SG también mejoró significativamente con el régimen de combinación. La adición de enzalutamida a la AAP aumentó la toxicidad, pero los investigadores lo describieron como que “no tiene un efecto perceptible sobre la eficacia”.

“Para los pacientes con enfermedad localmente avanzada de alto riesgo hemos estado esperando ansiosamente estos datos durante varios años”, dice De Santis. “Hasta ahora no estaba claro si las principales mejoras en la supervivencia sin fallas se traducirían en un beneficio de SG. Este es un (sub) grupo de pacientes completamente nuevo que no se ha incluido en otros ensayos publicados. Con las mejoras clínicamente relevantes en la supervivencia observadas en STAMPEDE, espero que la intensificación del tratamiento se implemente como un nuevo estándar de atención”.

Con estos hallazgos, es probable que la práctica actual cambie con relativa rapidez en la CSPC tanto metastásica como localmente avanzada de alto riesgo, ya que los agentes investigados ya están aprobados y disponibles en la práctica clínica, aunque estos estudios sugieren una forma diferente y más eficaz de utilizarlos.