Adoptar un enfoque integral ‘One Health’ y ser conscientes del impacto del cambio climático en la salud de las personas son las principales conclusiones extraídas de la Jornada ‘One Health: El cambio climático en el comportamiento de las epidemias: La salud del viajero – La importancia de las vacunas’, organizada por la Asociación Española de Vacunología y Kreab, y auspiciada por Takeda.

El acto, que ha tenido lugar en el Senado, ha reunido a diversos expertos dentro del sector de la epidemiología, quiénes han explicado la importancia de adoptar medidas de prevención contra futuras pandemias o amenazas emergentes, especialmente relacionadas con la expansión de determinados mosquitos a áreas geográficas donde antes no estaban presentes.

La jornada ha mantenido un foco especialmente relevante en el papel de las vacunas como principal medida de prevención de enfermedades infecciosas, como el dengue. “Para la transmisión de estas enfermedades hacen falta las dos cosas, el transmisor (el mosquito) y el virus, y las vacunas pueden jugar un doble papel: en los territorios dónde estas enfermedades son endémicas, reducirán el número de casos y brotes y, en la medida en que esto ocurra, habrá menos posibilidades para un viajero de contactar con el virus y por lo tanto contagiarse”, ha explicado Jaime Jesús Pérez, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

Pérez ha continuado asegurando que, si se vacuna a los viajeros y se otorga mayor accesibilidad a las vacunas, se acabarán reduciendo reduciremos las posibilidades de contagio cuando éste viaje a países dónde se produzca la enfermedad. “Cuando vuelva, al no estar infectado, no podrá transmitir la enfermedad en nuestro país”, ha afirmado el presidente de la AEV.

A pesar de señalar que aún queda “mucho trabajo por hacer, Pérez ha especificado que es un trabajo conjunto. “El control de la enfermedad en los países dónde es endémica, el control del vector (mosquito) y la vacunación del viajero es un perfecto ejemplo de ‘One Health’ dónde muchos profesionales sanitarios pueden contribuir para mejorar la salud de todos”. Para concluir su intervención, Pérez ha señalado que es necesaria “una estrategia a nivel nacional que reduzca el riesgo de contagios.

Dengue: ejemplo de epidemia influida por el cambio climático

Tras la exposición del presidente de la AEV, ha tenido lugar una mesa redonda, moderada por Juan José F. Polledo, director de Corporate Affairs de Takeda, en la que expertos han debatido sobre el riesgo de potenciales epidemias acentuadas por el cambio climático.

En la mesa se ha advertido del riesgo que supone el cambio climático, con su correspondiente subida de temperatura, para la salud de las personas. Por ejemplo, el aumento de varios grados puede ocasionar la expansión de mosquitos como el Aedes albopictus (mosquito tigre) y el Aedes aegipti, y afectar al área de distribución geográfica de los mismos.

Una de las principales conclusiones que se han expuesto es la necesidad de la vacunación en viajeros que se desplacen a zonas endémicas como medida preventiva principal para afrontar la propagación de enfermedades infecciosas, ya que estos viajes están contribuyendo a la transmisión global de estas patologías.

Para solventar este problema, los expertos han abogado por la creación de programas de vacunación del viajero que favorezcan la máxima protección frente a virus endémicos en diferentes zonas del mundo, como ha explicado Agustín Benito Llanes, presidente de la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional, quien ha puesto en valor el desarrollo de medidas de evaluación de riesgo de estas enfermedades, como el Plan Integrado de Prevención y Vigilancia de Enfermedades por Vectores.

Juan José F. Polledo, Francisco Jiménez, Carmen Pacheco, Agustín Benito y Gonzalo Fanjul.

Además, Polledo ha resaltado la importancia de adoptar medidas para promover la salud del viajero. “La conexión entre los cambios medioambientales y la expansión de los virus pone de relieve la necesidad de continuar reforzando las infraestructuras de salud pública. Debemos seguir mejorando el acceso a la asistencia sanitaria y potenciando las redes mundiales de vigilancia para evitar crisis como la recientemente vivida con la COVID-19”, ha señalado.

Idea que también ha desarrollado Gonzalo Fanjul, director of Policy de IS Global. “Durante la pandemia, la vacuna sacó a relucir lo mejor y lo peor de los sistemas sanitarios; expuso todo lo que funciona mal en cuanto a equidad y acceso. La vacunación fue un estropicio absoluto en determinadas áreas territoriales”, ha advertido Fanjul.

Otra de las intervinientes en la mesa, Carmen Pacheco, ex directora general de Salud Pública de Castilla y León ha resaltado la importancia de la colaboración público-privada, y las carencias que se hicieron visibles durante la aparición de la COVI-19. “La Salud Pública tiene recursos humanos insuficientes, lo que conlleva una falta de relevo generacional; y necesita modernizar sus sistemas de información”, ha asegurado Pacheco.

La importancia de la financiación

Como parte de la misma mesa de debate, Francisco Jiménez Sánchez, director del Instituto Balmis ha señalado que antes de la COVID-19 existía preocupación de la Unión Europea (UE) por la aparición de nuevas pandemias.

De hecho, según ha destacado Jiménez, en 2017, la UE presentó la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) como una coalición público-privada que tenía, y tiene como objetivo financiar proyectos de investigación independientes para desarrollar vacunas contra enfermedades infecciosas emergentes.

Para concluir, el director de Asuntos Corporativos de Takeda, también ha recalcado el importante papel que juega la investigación para hacer frente a la amenaza global de los virus.  “Invirtiendo en investigación y desarrollo, podemos acelerar el descubrimiento de vacunas, nuevos métodos diagnósticos y terapias más efectivas”, ha concluido.


También te puede interesar…