Aunque la mortalidad por cáncer ha descendido, los datos apuntan a que los tumores constituyen la segunda causa de muerte en nuestro país. Avanzar en la oncología de precisión ha sido el objetivo del II Simposio Nacional.

Durante este encuentro, se ha realizado una aproximación de los avances producidos en el último año en el contexto del cáncer. Asimismo, la colaboración público-privada; la sostenibilidad del sistema; y el futuro de la oncología han sido claves en este encuentro.

Como explica Sergio Vázquez, presidente de SOG y jefe de Servicio en el Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo, “hace años se comenzó con la identificación de mutaciones tumorales, lo que supuso un cambio radical en el modo de ver la oncología y, especialmente, el tratamiento. Pasamos de tratar a ciegas a nuestros pacientes con quimioterapia, a actuar sobre una alteración concreta de una célula maligna, la diana molecular; una diana que podíamos bloquear para evitar que el tumor siguiera creciendo durante un tiempo, lo cual resultó fundamental”.


En la actualidad, dice, cada vez se conocen más dianas moleculares subsidiarias de tratamiento dirigido en el cáncer de pulmón. “Además, estamos viendo que surgen mutaciones de
resistencia a lo largo del tiempo; en este sentido, la biopsia líquida nos permite
comprender por qué dicho tumor se ha hecho resistente y volver a tratar una
mutación determinada”, explica.


Implementación de la oncología de precisión


Aunque es cierto que el cáncer de pulmón ha sido el abanderado de la oncología de precisión, la realidad es que el resto de tumores también van incorporando estos avances. Como indica Joaquín Casal, jefe de servicio del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, “le siguen de cerca otros tipos, como el colorrectal, páncreas, ovario, etc. Actualmente, entre un 30 por ciento y un 40 por ciento de los pacientes con un cáncer avanzado, pueden ser tratados en base a las alteraciones moleculares, es decir, reciben un tratamiento dirigido como medicina personalizada”.


En la misma línea, Martín Lázaro, médico Especialista en el CHUVI, comenta que solo algunos hospitales “tienen acceso a un gran número de determinaciones moleculares para hacer una mejor selección del tratamiento de los pacientes. Es posible que, con una mejora en la organización y con el desarrollo de nuevos fármacos, en un futuro, podamos tratar de forma personalizada a la mayoría de nuestros pacientes”.

“La determinación de los biomarcadores debería entrar en la cartera de servicios del SNS”

Por Nieves Sebastián

El presidente de la Sociedad de Oncología de Galicia, Sergio Vázquez, está convencido del cambio de paradigma que está viviendo la medicina actual. La oncología está jugando un papel relevante que requiere también de una transformación de la gestión del modelo. Así lo avanza a GM.

Pregunta. ¿Cuáles son los ejes principales del simposio?

Respuestas. Fundamentalmente, tres. Es un foro de encuentro para todos los profesionales implicados en la oncología de precisión, en el tratamiento del cáncer basado en determinadas alteraciones moleculares o biomarcadores, oncología a la carta y tratamientos personalizados. No solo estamos oncólogos médicos, si no también anatomopatólogos, todas las personas implicadas en el proceso, personas que trabajan en investigación básica, biología molecular… Los puntos básicos de la reunión son dos temas importantes hoy en día: la creación de plataformas diagnósticas. El objetivo es que que la determinación de estos biomarcadores esté financiada en el Sistema Nacional de Salud, y que entren así en la cartera de servicios. No como ahora que cada uno nos buscamos un poco la vida. Este tipo de plataformas de biomarcadores nos van a hacer decidir el mejor tratamiento para cada paciente con cáncer que tiene esa alteración molecular. Es un punto de encuentro de todas las especialidades implicadas y vamos a presentar los últimos avances en oncología de precisión del 2019. Queremos llegar a acuerdos para realizar un trabajo conjunto y ver cuál es el mejor medio para crear estas plataformas, que estén financiadas con dinero público y estén dentro de la cartera de servicios.

P. ¿Donde estamos en oncología de precisión ahora mismo y cuál es el camino que se debería seguir para avanzar?

R. Realmente la gran mayoría de tumores, por no decir todos, ya tienen alteraciones moleculares o biomarcadores que nos permiten seleccionar los mejores tratamientos para cada paciente, aunque unos más que otros, ya que hay algunos que tienen más alteraciones. En este momento en el que nos encontramos, hay alteraciones que nos permiten apuntar y conseguir  un beneficio muy grande, y cada vez encontramos más. Lo que sí es cierto es que nos falta un poco de orden en todo esto, comentaba que la determinación de estos biomarcadores debería entrar en la cartera de servicios del SNS, y que hay una inequidad en el acceso a estas innovaciones terapéuticas. Esta inequidad se da en todas las innovaciones, pero en concreto en la oncología de precisión, que ahora se está desarrollando más hay diferentes sistemas autonómicos. En Galicia estamos muy bien.

P. Hace unas semanas se conocieron los datos del proyecto Pan-Cáncer, ¿qué aplicaciones van a tener estos hallazgos?

R. En principio no va a suponer un gran cambio en este aspecto. Lo que sí que supone un gran avance es saber que en una fase muy inicial del desarrollo del cáncer tenemos una serie de genes ocultos que pueden estar implicados en el desarrollo de esta enfermedad. Pero los tumores son muy heterogéneos y cambian mucho a lo largo del tiempo. Con lo cual todo es un granito de arena a lo que es el tratamiento del cáncer, pero todavía no va a suponer tanto cambio.