Un equipo del Laboratorio de Referencia de Neumococos del Centro Nacional de Microbiología, parte del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y adscrito al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, ha publicado una investigación que examina la incidencia de la enfermedad neumocócica invasiva en España entre 2019 y 2023, tanto en población pediátrica como adulta, y el impacto de la pandemia de COVID-19. Además, el estudio ha evaluado el potencial de las nuevas vacunas conjugadas recientemente aprobadas y las que están en fase de desarrollo clínico para prevenir los serotipos emergentes surgidos tras la pandemia.

El estudio, publicado en la revista Journal of Infection, demuestra que las medidas no farmacológicas como el uso de mascarillas, el lavado de manos, el confinamiento y el distanciamiento social provocaron una significativa reducción de casos de enfermedad neumocócica durante los dos primeros años de la pandemia. Sin embargo, tras el levantamiento y flexibilización de estas medidas, se observó un repunte en los casos de neumococo, alcanzando actualmente niveles incluso superiores a los registrados antes de la pandemia de COVID-19.

Equipo de José Yuste del CNM.

Entre los serotipos que han mostrado un mayor aumento se encuentra el serotipo 3, asociado a una mayor mortalidad y que afecta principalmente a menores de cinco años y a adultos mayores de 65 años. Además, se destaca el serotipo 4, vinculado a infecciones en adultos jóvenes. En la población pediátrica, el serotipo 24F sigue siendo significativo, mientras que en la población adulta, el serotipo 8 continúa teniendo un impacto considerable en la incidencia de la enfermedad.

Cepas resistentes

Streptococcus pneumoniae, o neumococo, es la principal causa de neumonías comunitarias bacterianas, además de provocar sepsis y meningitis. El estudio realizado por el ISCIII ha confirmado un aumento en los casos de cepas invasivas, algunas de las cuales muestran altos niveles de resistencia a los antibióticos. Este hallazgo plantea una seria preocupación para la salud pública. En este sentido, el mismo equipo investigador ya había señalado en 2022, en un estudio publicado en Lancet Microbe, el posible aumento de casos por cepas resistentes al inicio de la pandemia. Además, un estudio previo publicado en Clinical Infectious Diseases, basado en datos de los años 2009-2019, permitió crear un ‘mapa’ de la enfermedad neumocócica invasiva en España durante la última década, destacando un aumento en los casos.

El equipo, liderado por el investigador del CNM-ISCIII José Yuste, concluye que el uso de las nuevas vacunas conjugadas, que ofrecen un mayor espectro de protección y/o inmunogenicidad en comparación con las anteriores, y que han sido recientemente autorizadas en España, podrían ayudar a prevenir muchos de estos casos, incluyendo los nuevos serotipos emergentes. Según señala Yuste, es importante recordar que, en la población adulta, la vacunación contra el neumococo no es estacional y puede administrarse en cualquier momento del año. A diferencia de las vacunas contra la gripe, que se modifican anualmente y deben administrarse cada año, la vacuna contra el neumococo generalmente se administra una sola vez en la vida.


También te puede interesar…