“El tratamiento del MM está avanzando tan rápido que no somos capaces de saber si se está curando la enfermedad”

GM entrevista a Enrique Ocio, jefe del servicio de hematología del Hospital de Valdecilla

1818

La Comisión Europea (CE) ha autorizado el uso de isatuximab (Sarclisa, Sanofi) en la UE para pacientes adultos con mieloma múltiple (MM) recidivante y refractario que han recibido al menos dos terapias previas que incluyen lenalidomina y un inhibidor de proteasoma y han demostrado progresión de la enfermedad en la última terapia. Enrique Ocio, jefe del servicio de hematología del Hospital de Valdecilla habla con GM de las novedades de esta aprobación.

¿Qué supone para los pacientes y para los profesionales sanitarios esta aprobación?

En este siglo se han aprobado 11 fármacos nuevos para el tratamiento del MM. El último ha sido el isatuximab, que es el segundo anticuerpo monoclonal anti-CD38 aprobado. Hasta ahora, teníamos daratumumab, pero tener diferentes fármacos de la misma familia es muy interesante siempre.

El MM es una enfermedad que tradicionalmente se ha considerado ‘incurable’ porque no conseguimos curar a una gran mayoría de los pacientes. Es posible, que ahora algunos pacientes se estén curando con tratamientos casi antiguos, con tratamientos tradicionales de hace unos años. Pero el tratamiento de la enfermedad está avanzando tan rápido que no somos capaces de saber si se está curando la enfermedad, porque no ha dado tiempo.

¿Para qué pacientes está indicado isatuximab?

En concreto, para pacientes que han tenido dos líneas de tratamiento previas que incluyen lenalidomina y un inhibidor de proteasoma y han demostrado progresión de la enfermedad en la última terapia. Es una alternativa terapéutica para este grupo de pacientes con una combinación que es muy eficaz.

“Los resultados demostraron una mejora estadísticamente significativa de la SLP, con una mediana de SLP de 11,53 meses en comparación con los 6,47 meses con solo pom-dex”

¿En base a qué resultados se ha obtenido esta aprobación?

Es un estudio en fase III aleatorizado que comparó  pomalidomida- dexametasona (pom-dex), que es un estándar de tratamiento, frente a pomalidomida-dexametasona más isatuximab.

Se administró en pacientes que habían recibido al menos dos líneas de tratamiento previas y habían recibido un inhibidor de la protesona y lenadinomina. El objetivo primario del estudio era comprobar si añadir isatuximab a esta combinación era beneficioso para prolongar la supervivencia libre de progresión (SLP)

Los resultados demostraron una mejora estadísticamente significativa de la SLP, con una mediana de SLP de 11,53 meses en comparación con los 6,47 meses con solo pom-dex. Asimismo, redujo en un 40 por ciento el riesgo de recaída. Esto demuestra que estamos mejorando y que la combinación es buena, porque fue beneficiosa incluso en aquellos pacientes más mayores.

“Lo que buscamos es intentar llegar a primera línea”

¿Va a tener isatuximab nuevas indicaciones en un futuro?

Esta es la primera aprobación de isatuximab. Se está ensayando en muchos estudios en diferentes combinaciones y en diferentes estadios de la enfermedad. Lo que buscamos es intentar llegar a primera línea.

En España hemos  liderado un estudio piloto con isatuximab en dos  combinaciones diferentes: con bortezomib-ciclofosfamida y dexametasona; y bortezomib, lenalidomida, y dexametasona, cuyos datos se han publicado en ASCO. Los datos indican que los pacientes que no son candidatos a trasplantes toleran bien esos tratamientos y las respuestas son realmente buenas.

A partir  de ahí, hay estudios más grandes randomizados que se están utilizando en pacientes con isatuximab en las diferentes combinaciones que tenemos, tanto para pacientes candidatos a trasplantes como no candidatos a trasplantes en nuevo diagnóstico.

“Tenemos muchos tratamientos nuevos, muchas combinaciones nuevas, tratamientos muy eficaces en primera línea en pacientes de nuevo diagnóstico en los que hemos conseguido aumentar la SLP hasta tres, cuatro y cinco años”

¿Cuál es el pronóstico actual de la enfermedad?

Realmente la perspectiva en MM ha cambiado radicalmente respecto a lo que era hace 10 o 15 años. Tenemos muchos tratamientos nuevos, muchas combinaciones nuevas, tratamientos muy eficaces en primera línea en pacientes de nuevo diagnóstico en los que hemos conseguido aumentar la SLP hasta tres, cuatro y cinco años.

Esto se ha conseguido con inhibidores de proteasoma, con anticuerpos inmunomoduladores, con anticuerpos monoclonales anti-CD38 como es isatuximab. Y ahora vienen muchos otros fármacos en ensayos clínicos que han demostrado ya ser eficaces. Por ejemplo, la inmunoterapia y anticuerpos biespecíficos, anticuerpos conjugados, o las células CAR-T que dentro de poco estarán disponibles para los pacientes.

Es difícil predecir el futuro de los pacientes porque avanza con tanta rapidez en los últimos años y las perspectivas son tan buenas que no sabemos si dentro de poco un porcentaje importante de paciente se curará o se convertirá en una enfermedad crónica, que ya es una realidad para muchos pacientes.