El uso de trasplante autólogo de células madre (ASCT, por sus siglas en inglés) al comienzo del tratamiento de mieloma múltiple ha mostrado una ganancia significativa de 21,4 meses en la mediana de supervivencia libre de progresión en pacientes más jóvenes recién diagnosticados en comparación con pacientes que recibieron quimioterapia sin un trasplante inicial. Esta conclusión se desprende de una nueva investigación presentada en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) de 2022. Todavía no se ha observado ningún beneficio en la supervivencia general usando ASCT temprano en comparación con mantenerlo en reserva.

“El pronóstico de los pacientes con mieloma múltiple ha mejorado sustancialmente en los últimos diez años. Estos hallazgos se suman a una tendencia positiva general para los pacientes con mieloma múltiple y brindan información relevante para el momento óptimo del trasplante de células madre en esta enfermedad”, dijo la directora médica y vicepresidenta ejecutiva de ASCO, Julie R. Gralow.

“Estos hallazgos se suman a una tendencia positiva general para los pacientes con mieloma múltiple y brindan información relevante para el momento óptimo del trasplante de células madre en esta enfermedad”

Julie R. Gralow, directora médica y vicepresidenta ejecutiva de ASCO.

Datos del estudio

En el ensayo han participado 722 pacientes recién diagnosticados con mieloma múltiple entre las edades de 18 y 65 años que se inscribieron en 46 lugares de estudio en los Estados Unidos. El enfoque planteado consistía en el estudio de los beneficios de lenalidomida, bortezomib y dexametasona (RVd) y movilización de células madre frente a RVd más trasplante autólogo de células madre (ASCT).

Los pacientes fueron asignados al azar a un tratamiento inicial con melfalán para ayudar en la recolección de células madre, luego ASCT, seguido de dos ciclos de una terapia de combinación triple conocida como RVd lenalidomida (Revlimid), bortezomib (Velcade) y dexametasona– versus tres ciclos de RVd, seguidos de movilización de células madre (células madre recolectadas para un posible uso futuro si la enfermedad progresa), y luego cinco ciclos más de RVd. Ambos brazos recibieron mantenimiento con lenalidomida hasta progresión o toxicidad farmacológica intolerable.

Los hallazgos clave

Después de una mediana de seguimiento de 76 meses, la mediana de supervivencia libre de progresión fue de 46,2 meses en el brazo sin trasplante frente a 67,6 meses en el brazo de TACM. 

El tratamiento posterior fue necesario para el 63 por ciento de los pacientes en el brazo sin trasplante frente al 53 por ciento de los pacientes en el brazo de TACM. De los pacientes en el brazo sin trasplante, el 28 por ciento se sometió a un trasplante diferido como parte de este tratamiento posterior.

Hubo 90 muertes en el brazo sin trasplante frente a 88 muertes en el brazo de TACM, lo que resultó en una supervivencia general a los cuatro años del 84 por ciento frente al 85 por ciento, respectivamente. Estos resultados no fueron estadísticamente significativos. Las estimaciones de supervivencia general a cinco años no fueron diferentes, con un seguimiento medio ahora de más de seis años.

Los efectos adversos fueron menos comunes en el brazo sin trasplante que en el brazo con TACM, con eventos adversos generales que ocurrieron en el 78 por ciento de los pacientes sin trasplante en comparación con el 94 por ciento de los pacientes con TACM. Los efectos adversos transmitidos por la sangre ocurrieron en el 61 por ciento de los pacientes sin trasplante frente al 90 por ciento de los pacientes con TACM. El diez por ciento de los pacientes no trasplantados desarrollaron neoplasias malignas secundarias en comparación con el 11 por ciento de los pacientes con TACM, con una tasa significativamente más alta de leucemia mieloide aguda secundaria o síndromes mielodisplásicos en pacientes con TACM.

Las puntuaciones iniciales de calidad de vida asociadas con el trasplante de células madre en el grupo de TACM fueron más bajas que en el grupo sin trasplante; sin embargo, la calidad de vida de los pacientes se recuperó posteriormente después del trasplante.

“Los hallazgos del estudio DETERMINATION tendrán importancia para la práctica en el mundo real y el tratamiento de pacientes más jóvenes con mieloma múltiple al informar tanto a los proveedores como a los pacientes sobre las consideraciones importantes que se deben tener en la selección de opciones de tratamiento en el entorno elegible para trasplante recién diagnosticado, como así como implicaciones importantes para la investigación futura”, dijo el autor principal Paul G. Richardson, líder del Programa Clínico y Director de Investigación Clínica, Centro de Mieloma Múltiple Jerome Lipper en el Instituto del Cáncer Dana-Farber en Boston. Richardson también señaló que este ensayo tiene la participación afroamericana más alta de cualquier estudio de fase III en este entorno hasta la fecha con un 18 por ciento.

Los resultados de este estudio brindan esperanza adicional de mejores resultados en pacientes diagnosticados con mieloma múltiple y brindan una mejor comprensión del momento del tratamiento con células madre y su papel en evolución en una era de terapias novedosas.

Mieloma múltiple

En los Estados Unidos se diagnosticarán aproximadamente 34.470 casos de mieloma múltiple en 2022 con un estimado de 12.640 muertes. Los casos y muertes ocurren con mayor frecuencia en hombres.

El mieloma múltiple es una enfermedad muy heterogénea y ha habido una gran cantidad de fármacos y regímenes más nuevos aprobados para su uso en la enfermedad en la última década. Como resultado de la supervivencia general relativamente larga observada en esta enfermedad, muchos ensayos clínicos aún no han demostrado un beneficio de supervivencia general con un régimen frente a otro.

Investigaciones anteriores han demostrado que para los pacientes que planean retrasar el trasplante autólogo de células madre, agregar bortezomib a una terapia de dos medicamentos mejora el tiempo de vida en comparación con la terapia de dos medicamentos solo. Como parte de la terapia de primera línea, algunos pacientes se someten a un trasplante de células madre; el procedimiento requiere mucho tiempo y puede causar efectos secundarios graves, por lo que algunos pacientes optan por retrasar un trasplante o no recibir ningún trasplante.


También te puede interesar…