GM Madrid | lunes, 10 de abril de 2017 h |

El Servicio de Urología del Hospital Universitario de Bellvitge ha adquirido un equipamiento de última generación para diagnosticar y tratar los cálculos y otras enfermedades del riñón, el uréter y la vejiga. Se trata de un ureteroscopio digital, flexible y desechable, diseñado como respuesta al rendimiento inconstante, los problemas operativos y los costes asociados con los ureteroscopios flexibles reutilizables de uso generalizado, que requieren mantenimiento, esterilización y reprocesado.

Las litiasis renoureterales, conocidas habitualmente como piedras urinarias, constituyen una enfermedad frecuente en nuestro entorno y suponen hasta un 10 por ciento de las urgencias hospitalarias. El Hospital de Bellvitge es centro de referencia provincial en el tratamiento de estas patologías y anualmente realiza unas 700 litotricias extracorpóreas por ondas de choque, unas 450 ureteroscopias y unas 160 nefrolitotomías percutáneas para la resolución de la litiasis urinaria.

Según explica el responsable de la unidad de Litiasis del Servicio de Urología del centro, Carlos Torrecilla, “el ureteroscopio flexible permite llegar a cualquier lugar de las vías urinarias, accediendo a través de la uretra y ascendiendo por el uréter. Una vez localizadas las litiasis, este mecanismo las posiciona y las fragmenta con el Laser Holmium para que, posteriormente, sean eliminadas por el paciente a través de la orina de manera espontánea. Con ambos equipos es posible acceder a cualquier lugar de la vía urinaria (vejiga, uréteres y riñones) y destruir cálculos de cualquier dimensión y consistencia”.

El nuevo sistema ofrece una visualización digital de alta calidad y una navegación fluida, logrando un rendimiento clínico constante en cada intervención. Según el especialista, “esta tecnología elimina muchos de los problemas de eficiencia y costes económicos asociados a los ureteroscopios reutilizables”.

La ureteroscopia flexible está considerada el tratamiento de primera elección para el abordaje de cálculos renales menores de 2 cm de diámetro, y “este sistema ofrece una visualización de alta calidad, que es comparable a la de los ureteroscopios digitales reutilizables, siendo una solución segura y eficaz, que ayuda a evitar muchos de los problemas y contratiempos de los ureteroscopios reutilizables sin afectar a la visualización ni a la facilidad de manipulación”, asegura el experto.