Premios BiC 2020

El estudio observacional ORBIT ha demostrado que el uso del inhibidor de JAK1 y JAK2, baricitinib (Olumiant), es eficaz en la práctica clínica habitual para el abordaje de los pacientes con artritis reumatoide de moderada a grave. El estudio, que se ha presentado en el 46º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER), es el primer estudio observacional multicéntrico que ha demostrado efectividad en práctica clínica de baricitinib para el tratamiento de los pacientes con esta patología.

En el estudio, promovido por Lilly, se han analizado los datos en vida real de 182 pacientes procedentes de cinco centros hospitalarios de Sevilla, Alicante, Barcelona, Guipúzcoa y Madrid.

Al ser una muestra de pacientes muy amplia, los resultados del estudio ORBIT han permitido además conocer más aspectos de la propia enfermedad y, sobre todo, de las características sociodemográficas de los pacientes en tratamiento con baricitinib. “Hemos identificado a un grupo de pacientes mayores, con enfermedad establecida y criterios de mal pronóstico”, explica Blanca Hernández, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen Macarena, en Sevilla, y primera firmante del estudio.

Pese a que todos los pacientes eran refractarios a alguna línea de tratamiento anterior (más de la mitad a al menos tres líneas de tratamientos anteriores), los resultados del estudio ORBIT muestran una elevada efectividad y persistencia (es decir, duración de la efectividad y tolerabilidad al fármaco) a largo plazo. Así, por ejemplo, tras seis meses, un 80% de los pacientes seguían en tratamiento con este fármaco; a los 12 meses, el porcentaje era del 64,8%, y a los 24 meses, del 57,6%. “Al año, baricitinib logra una reducción en los índices de actividad del 50% y del dolor de 4 unidades con una persistencia al fármaco muy buena. Mas aún, en un tercio se consiguió reducir o suspender la dosis de glucocorticoides”, señala la doctora Hernández.

Aunque sería necesario medir específicamente la variable de calidad de vida para inferir que efectivamente este fármaco mejora la calidad de vida de los pacientes con artritis reumatoide, la doctora Hernández sí reconoce que “la mejoría de la actividad, discapacidad y el dolor sí podría reflejarse en una mejoría de la calidad de vida”.

Además, la persistencia del estudio observacional ORBIT es también muy similar a la observada en un registro de pacientes con artritis reumatoide realizado en Suecia y presentado en el pasado Congreso de la Liga Europea contra las Enfermedades Reumáticas (EULAR 2020).

“Estamos muy satisfechos con los resultados del estudio ORBIT, que respaldan la eficacia y seguridad que veíamos en los ensayos clínicos de Baricitinib”, ha afirmado José Antonio Sacristán, director médico de Lilly España. “Esta información nos anima para continuar investigando y para mejorar la salud y la calidad de vida de los pacientes”.