Premios BiC 2020

Esta semana se ha celebrado el Congreso Anual de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) con importantes novedades en las enfermedades hematólogicas.

El mayor conocimiento en la biología de la leucemia mieloide aguda (LMA) ha dado paso a un gran arsenal terapéutico dirigido contra alteraciones moleculares concretas.

“A lo largo de las últimas dos décadas se han producido grandes avances para comprender la biología de la LMA; cuáles son los mecanismos y alteraciones que ocurren en esas células para que se convierta en una leucemia“, explica a GM Adolfo de la Fuente, jefe del Servicio de Hematología de MD Anderson Madrid.

“De forma paralela al entendimiento de estos mecanismos, ha sido posible ir desarrollando fármacos que actúan sobre esas alteraciones para aumentan las posibilidades de curación”, señala el hematólogo quien es coordinador varios estudios en fase 4 cuyos resultados se han presentado en el Congreso.

Estudio con Enasidenib

Enasidenib (ENA) es un inhibidor oral de IDH2 mutado (IDH2mut) que ha sido aprobado recientemente por la FDA en monoterapia en base a un ensayo clínico fase 2 en pacientes con LMA en recaída/refractaria.

“La mutación IDH2 está presente en un 15% de las LMA. Esta mutación provoca que las leucemias proliferen y tengan una mayor capacidad de crecer frente a los mecanismos de control”, señala el experto. “Los datos que hemos podido recoger muestran que enasidenib en monoterapia mejora la supervivencia de estos pacientes cuando antes sus opciones eran muy limitadas”, añade

En concreto, con un seguimiento mediano de 10.3 meses (m) (3.4-19.8), la supervivencia global (SG) mediana fue de 8.7m, con una SG al año (SG-1a) de 47 por ciento 24%. Los resultados de este estudio confirman tanto la efectividad como la toxicidad reportadas con ENA en el estudio fase II.

Estudio con Midostaurina

Midostaurina (Midos) en combinación con con quimioterapia ha sido aprobado por la EMA para LAM FLT3+ en base a los resultados del estudio fase 3 RATIFY.

“La alteración FLT3+ está presenta en un 30 por ciento de las LMA, convirtiéndolas en leucemias más agresivas y con posibilidades de supervivencia más reducidas en comparación con las FLT3 negativas”, subraya de la Fuente.

El objetivo del nuevo estudio era analizar la efectividad y tolerancia en práctica diaria de Midos en combinación con quimioterapia en pacientes con LAM FLT3+ positiva no tratados previamente.

“Hemos comprobado que las ventajas que ofrecía midostaurina en cuanto a la supervivencia en ensayo fase 3 se reproducen en la práctica diaria” puntualiza.

Estudio con Obinutuzumab en Linfoma Folicular

Los avances en linfoma folicular han sido mayores que en el cambo de la LMA. Sin embargo, un 20 por ciento de los pacientes no responden al tratamiento de primera línea.

“En este escenario se acaba de incorporar un nuevo fármaco (obinutuzumab) que mostró ventajas respecto a las estrategias anteriores para tratar en primera línea. Lo que hemos estudiado es si resulta efectivo y seguro añadir obinutuzumab a la quimioterapia como primera línea”, explica De La Fuente.

“Aunque aún tenemos un seguimiento limitado en el tiempo, estamos viendo que es una línea de tratamiento tan segura como la que teníamos antes y parece ofrecer las ventajas que reflejaban los estudios ya publicados“, concluye.