Premios Fundamed
GM Madrid | lunes, 30 de diciembre de 2019 h |

La Unidad de Patología Mamaria del Hospital Clínico San Carlos ha creado un circuito integrado para las pacientes con cáncer de mama con el objetivo de simplificar al máximo el circuito de la paciente que va a ser intervenida de cáncer de mama y disminuir así el impacto psicológico, evitando esperas y desplazamientos por el hospital en uno de los momentos más delicados del proceso.

Cuando la paciente recibe la noticia del diagnóstico y de la necesidad de una cirugía inminente, los profesionales de esta unidad le ofrecen una “hoja de ruta” personalizada donde se recoge información específica sobre los pasos que ha de seguir. Además, se ha habilitado en el Servicio de Admisión una ventanilla única donde se le proporcionan todas las citas necesarias, pre y postoperatorias. De este modo, gracias a este nuevo circuito, el itinerario de la paciente se vuelve más amigable y se evitan hasta seis desplazamientos administrativos.

Esta medida llevada a cabo por la Unidad de Patología Mamaria del Instituto de la Salud de la Mujer y el Servicio de Admisión, con la colaboración de los Servicios de Radiología y Medicina Nuclear, se enmarca dentro del proyecto de excelencia en la atención a la mujer con cáncer de mama de este hospital público madrileño que incluye diferentes acciones, como las relacionadas con la toma de decisión compartida sobre cirugía mamaria, o la escuela de hombro para prevenir secuelas motoras tras la cirugía de cáncer de mama, mejorando su calidad de vida. Todas estas innovadoras iniciativas responden a una estrategia médica y de humanización basada en el respeto, la información y el diálogo con las pacientes.

Un abordaje multidisciplinar

En el Hospital Clínico San Carlos se intervienen, aproximadamente, 300 mujeres al año con cáncer de mama o con riesgo elevado de padecerlo, a las que se le ofrecen los procedimientos más avanzados de cirugía reconstructiva: desde la conservación de la mama, en casos de tumores extensos gracias a las denominadas “técnicas de oncoplastia”, hasta la reconstrucción con los tejidos propios de la paciente mediante técnicas de microcirugía y la conservación del complejo areola-pezón en pacientes seleccionadas.

Con el abordaje multidisciplinar, este centro ha aumentado la tasa de cirugía conservadora gracias a la asociación de técnicas oncoplásticas. Para las pacientes en las que no es posible conservar la mama, el hospital apuesta por la reconstrucción microquirúrgica con tejidos propios, considerada como la mejor técnica reconstructiva para mejorar la funcionalidad y calidad de vida de estas pacientes. Además, el Clínico San Carlos les ofrece una Escuela de Hombro, previa a la cirugía, para prevenir posibles complicaciones que pudieran presentar tras la cirugía.