Premios Fundamed

Los casos de ictus atendidos en el Hospital Clínic de Barcelona han disminuido un 23 por ciento durante el mes de marzo, respecto al mismo período de 2019. Así lo señala un estudio, publicado en la revista Stroke, que analiza los efectos de la pandemia en la atención a los pacientes con ictus en el hospital.

El estudio ha sido coordinado por el jefe de la Unidad de Patología vascular cerebral del Clínic y Jefe del grupo Isquemia cerebral: estudios clínicos y experimentales del IDIBAPS, Ángel Chamorro. También han participado otros especialistas de la Unidad y también miembros del Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña (SEM).

El documento también ha reflejado una reducción del 24 por ciento en la realización de trombectomías mecánicas, técnica utilizada para desobstruir las arterias. El estudio también muestra que no hubo cambios en cuanto a las métricas de la calidad de la atención recibida de los pacientes.

El Clínic frente a la Covid-19

La situación sanitaria provocada por la Covid-19 ha provocado cambios en la organización de hospitales de todo el mundo en muy poco tiempo. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) tuvo una sobrecarga de llamadas al 061, pero menos activaciones por otras causas, como los ictus.

“Los planes de contingencia hospitalarios, los sistemas de transporte de pacientes y las alertas dirigidas a la población deben actuar de manera concertada“, señala Chamorro. El experto señala la importancia de esta medida para “proteger mejor la cadena de atención en tiempos de pandemia“.

El estudio analizó el número de llamadas de emergencia al SEM de Cataluña y los códigos de accidente cerebrovascular enviados al Clínic.

Debido a los 6 millones de muertes que provoca cada año, el ictus no deja de ser una pandemia crónica”

Ángel Chamorro

Así lo destaca Chamorro, quien considera que se deben implementar medidas que ayuden a los pacientes a no sufrir consecuencias de situaciones como la provocada por Covid-19.

Asistencia hospitalaria

En este sentido, el SEM recibió hasta 41.000 llamadas de emergencias diarias en marzo de 2020, un 330 por ciento más que en el año anterior. Asimismo, hubo un 18 por ciento menos de códigos ictus activas y una reducción del 18 por ciento de activaciones que llegaron al Clínic.

Los datos se compararon con el mes de marzo de 2019 y contaron con registros de ingresos por accidente cerebrovascular, número de trombectomías, métricas de flujo de trabajo, resultados angiográficos y resultados clínicos.

“Los casos que se atendieron correspondieron a personas más jóvenes, debido a que, probablemente, las personas mayores fueron más reticentes a pedir asistencia por miedo al coronavirus”

Ángel Chamorro

En el mes de marzo, ingresaron 1.232 pacientes con la COVID-19 en el Clínic, lo que supuso una ocupación del 60% de las camas y que requirió aumentar un 150% la capacidad de las UCIs. Por el contrario, el hospital señala que, durante la fase de pico de la crisis, “hubo una infrautilización de la Unidad de Patología Vascular, con diversas camas disponibles”.


Noticias relacionadas: