Premios Fundamed
MIELOMA MÚLTIPLE

br

C.M.L/S.P Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2019 h |

El mieloma múltiple (MM) se diagnostica entre 65 y 74 años, por lo que la mayoría de los pacientes no son candidatos a terapias intensivas como TPH autólogo. Esta necesidad ha impulsado la búsqueda de nuevas estrategias de tratamiento adaptadas e individualizadas. Durante el encuentro de la ASH2019, Janssen ha presentado los primeros resultados del estudio Cartitude-1 que han evaluado la eficacia y seguridad de la terapia de investigación con antígeno de maduración de células B (BCMA) dirigida a receptores de antígenos quiméricos de células T (CAR-T) en pacientes en recaída o refractarios a varías líneas de tratamiento.

“Este CAR-T tiene la peculiaridad de que va dirigido contra dos dominios del BCMA en la superficie de las células plasmáticas frente a los otros tipos de CAR-T que se han evaluado en MM, y que van dirigidos contra uno“, explica a GM María Victoria Mateos Manteca, hematóloga del Hospital de Salamanca.

El estudio incluyó a pacientes que habían recibido al menos tres líneas de terapia previas o que eran doblemente refractarios a un inhibidor de proteasoma (IP) y a un medicamento inmunomodulador (IMiD); que habían recibido un IP, un IMiD y un anticuerpo anti-CD38.

“Lo mas sorprendente del estudio es que el cien por cien de los pacientes respondió tras seis mese de seguimiento y casi un 70 por ciento alcanzó respuesta completa”, continuó Mateos. Asimismo, “se evaluó la enfermedad mínima residual (EMR) en 17 pacientes y se comprobó que el 50 por ciento logró (EMR). Estos resultados son muy esperanzadores”, añade la experta

Esdudio Alcyone

Por otro lado, los resultados de supervivencia global (SG) del estudio de fase 3 Alcyone arrojan que añadir daratumumab a bortezomib, melfalán y prednisona (D-VMP) mejora la SG en pacientes con MM de nuevo diagnóstico no candidatos a trasplante, con una reducción del 40 por ciento del riesgo de muerte en comparación con VMP, tras un seguimiento de 40 meses.

“Como médico que trata a pacientes con MM quiero obtener la respuesta más profunda en el contexto de primera línea para conseguir un beneficio a largo plazo”, manifiesta Mateos, “Este seguimiento a largo plazo del es alentador porque observamos que la adición de daratumumab a VMP en el contexto de primera línea puede aportar una ventaja importante en la SG en comparación con el tratamiento de referencia actual”.

Otros datos del seguimiento más prolongados (mediana de 36,4 meses) del estudio MAIA demostraron que daratumumab en combinación con lenalidomida y dexametasona (D-Rd) continuó reduciendo significativamente el riesgo de progresión de la enfermedad o de muerte en el porcentaje de pacientes con MM recién diagnosticado no candidatos a trasplante, en comparación con el tratamiento con Rd solo.


“Lo mas sorprendente del estudio es que el cien por cien de los pacientes respondió tras seis meses”