Los expertos lo tienen claro: tener asma no es una excusa para llevar una vida sedentaria durante el confinamiento si la enfermedad está controlada. En el marco del Día Mundial del Asma y con todos en casa a causa de la pandemia por Covid-19, Boehringer Ingelheim quiere lanzar a los pacientes un mensaje de superación dando continuidad en redes sociales a su campaña #ActúayRespira para concienciar sobre la importancia de que el asma no condicione su vida.

El asma se vive de diferente manera según la edad, pero si algo tienen en común todas las etapas de la vida es que el paciente no debe resignarse a ver limitada su vida por esta enfermedad. Tal y como confirma el Vicente Plaza, jefe del Servicio de Neumología del Hospital de Sant Pau, mantenerse activo en general y la actividad física en particular es muy importante para cualquiera durante el confinamiento, incluidas las personas con asma. “Ahora bien, hay que aplicar el sentido común ante todo. Si la persona no se encuentra del todo bien y sus síntomas no están bien controlados, ese día no debe hacer esfuerzos y, si se repite, debe acudir a su médico para que revise su tratamiento”, puntualiza el experto.

Enfermedad crónica más frecuente en pediatría

El asma es la enfermedad crónica más frecuente en la edad pediátrica, siendo mayoritariamente de origen alérgico. En España, afecta a un 10% de los niños, de los cuales, el 5% padece asma de carácter grave. Por otro lado, la prevalencia del asma por edades oscila entre el 7,1% y el 12,9% a los 6-7 años y entre el 7,1% y el 15,3% a los 13-14 años3.

Tal y como comenta el Javier Korta, jefe de sección de Neumología Pediátrica del Hospital Universitario Donostia, el origen de la falta de adherencia en pacientes pediátricos puede ser muy diferente, por lo que es necesario analizar de forma individualizada las causas que la generan. Muchas veces, la no adherencia no es intencional (olvidos, falta de comprensión de la pauta, falta de rutinas, dificultades de manejo etc.). “El enfoque es muy diferente según la causa que lo origina: en el primer caso hay que trabajar la motivación, mientras que en el segundo hay que apoyar aspectos como las habilidades, instrumentos, etc. En mi opinión, la implementación de programas o intervenciones educativas, tal como se recomienda en todas las guías, constituye un elemento clave que mejoraría los datos actuales”.

En la adolescencia, los profesionales médicos se enfrentan a un colectivo en que la adherencia es una asignatura pendiente, ya que llega a ser menor incluso que la del paciente anciano. Como ocurre con otras enfermedades, esta tasa de baja adhesión complica bastante el manejo de su enfermedad y los neumólogos tienen dificultades para conectar con ellos en consulta y que comprendan sus argumentos, tal y como constata el Dr. Plaza.

Se estima que más de la mitad de los adultos con asma ya padecían esta patología en la infancia. Sin embargo, en la edad adulta, el 50% de los pacientes con asma no tiene bien controlada su enfermedad, debido, principalmente, a que una gran mayoría de pacientes son inconstantes en el seguimiento del tratamiento o no reciben el adecuado. El correcto uso del inhalador también juega un papel fundamental.

En definitiva, el asma se vive de manera distinta a lo largo de las diferentes etapas vitales. “Existe mucha variabilidad entre pacientes a lo largo de su vida, pero hay un tema clave: “Las terapias para el asma no tienen nada que ver con las de hace 30 años. Y gracias a ello, tenemos pacientes que estaban peor controlados cuando eran jóvenes, pero que hoy en día tienen una evolución en el control de la enfermedad mucho más positiva ya que el panorama terapéutico ha avanzado mucho con los consiguientes beneficios en la calidad de vida del paciente”, añade el doctor.

“Padecer asma no es un factor de riesgo para contraer la infección del Covid-19

Según apunta Plaza, la evidencia científica hasta la fecha apunta a que padecer asma no es un factor de riesgo para contraer la infección del Covid-19. Y esto es muy positivo, ya que, como comenta, las personas con asma pueden hacer vida normal siempre que su asma esté controlado, adoptando siempre las medidas de protección individual pautadas.