Premios BiC
M.R./N.S. Madrid | viernes, 22 de noviembre de 2019 h |

Según datos del estudio Episcan II, impulsado por GSK con la colaboración de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tiene una alta prevalencia en España, situándose como la cuarta causa de muerte, por delante incluso del cáncer de pulmón. Un 11,8 por ciento de la población mayor de 40 años padece EPOC en España y aun así, todavía hay un gran desconocimiento de la misma.

Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital La Princesa, señala que hay que rebajar el nivel de alarma puesto que “es prevenible y tratable”. En cuanto a sus causas, indica que “está íntimamente vinculada al consumo del tabaco”, concluyendo que “el 80 por ciento de pacientes de EPOC son o han sido fumadores”. Aun así, apunta a otros factores que influyen en su desarrollo como “la contaminación, la genética o un desarrollo pulmonar anómalo”.

EPOC suele desarrollarse entre los 50 y 60 años, precisa Ancochea, y respecto a la sintomatología, el experto destaca “la disnea de esfuerzo, acompañada frecuentemente de tos”. Si apareciesen estos síntomas en personas mayores de 35 años que fumen más de una cajetilla al día, el doctor insta a “realizar una espirometría broncodilatadora, que es la prueba que establece el diagnostico”.

Uno de los mayores problemas de la EPOC, indica Ancochea es el infradiagnóstico, situando en un 74 por ciento los casos sin detectar. “En España hay más de dos millones y medio de pacientes con EPOC, pero tres de cada cuatro no saben que la padecen” concluye. Para mejorar en este aspecto, llama a “democratizar la espirometría en atención primaria”.

El diagnóstico precoz es fundamental para revertir el avance de la enfermedad, recalca Ancochea, señalando que “es una enfermedad con frecuentes manifestaciones extrapulmonares y comorbilidades asociadas”.

El punto de partida para estos pacientes es dejar de fumar. Respecto al tratamiento Ancochea destaca que es “cada vez más personalizado”. Para individualizarlo se tienen en cuenta características de los pacientes como su fenotipo y su nivel de riesgo. “En EPOC-asma se usan corticoides inhalados con un broncodilatador de acción prolongada”, explica el experto, a lo que añade que “en pacientes exacerbadores y sintomáticos se recurre a la triple terapia, de la cual ya disponemos en dos presentaciones en un único dispositivo”. Aunar la triple terapia en un dispositivo es muy importante puesto que “la terapia inhalada es clave y necesitamos contar con dispositivos que favorezcan la adherencia del paciente, simplificando la pauta terapéutica”. Estos nuevos tratamientos inciden en diversos factores como “una reducción de las exacerbaciones, una mejora la disnea o un aumento en las tasas de supervivencia”.

‘La bicicleta de Esther’

Con motivo del Día Mundial de la EPOC, GSK y la cátedra RespiraVida han presentado el documental ‘La bicicleta de Esther’. El objetivo es sensibilizar sobre las graves consecuencias que acarrea la enfermedad a través de la historia de esta paciente y de su marido En el documental, Esther narra en primera persona las dificultades que acarrea padecer EPOC y las implicaciones que tiene cada día.


La disnea de esfuerzo, acompañada de tos, son dos síntomas que han de llevar a realizar una espirometría



“Democratizar” la espirometría en atención primaria permitiría mejorar el diagnóstico de la EPOC