El proyecto ‘Pioneer Big Data’ es parte de la red europea de excelencia en la investigación del cáncer de próstata. Su objetivo es responder a preguntas que aún no han sido abordadas por la evidencia científica aplicando big data para el diagnóstico y tratamiento de personas con este tumor, el más prevalente entre los hombres.

“Mediante la recopilación y el análisis de grandes cantidades de datos sanitarios anonimizados de miles de pacientes en todo el mundo, pretendemos descubrir patrones ocultos y perspectivas sobre la enfermedad que no pueden ser respondidas mediante los ensayos clínicos convencionales”, explica el urólogo del Hospital Clínico San Carlos, y coordinador del proyecto, Juan Gómez Rivas.

Juan Gómez Rivas, urólogo del Hospital Clínico San Carlos y coordinador del proyecto.

Una de las cuestiones abordadas por este proyecto de investigación ha permitido caracterizar a los pacientes con cáncer de próstata metastásico en la vida real. Los resultados, presentados en diversos congresos científicos internacionales, como los de las asociaciones europea y americana de urología y la Sociedad Europea de Oncología Médica, han revelado que aproximadamente el 25 por ciento de estos pacientes está infratratado y no recibe el tratamiento estándar, quedándose únicamente con una línea de tratamiento. Tal y como señala Rivas, “con este estudio hemos observado que los pacientes que forman parte de los estudios clínicos suelen ser más mayores y tienen más comorbilidades y efectos adversos de lo que dice la literatura médica, existiendo diferencias entre éstos y los pacientes en un contexto real”.

Novedades terapéuticas

La plataforma utilizada para desarrollar el proyecto representa un avance significativo en la lucha contra el cáncer de próstata a nivel mundial. Ésta integra diversas fuentes que contienen más de tres millones de datos demográficos, epidemiológicos, genómicos, de tratamientos, registros médicos electrónicos y ensayos clínicos, entre otros, procedentes de hospitales, institutos de investigación y biobancos, lo que ofrece una visión general y exhaustiva de la enfermedad. “Este enfoque no sólo ofrece la visión descrita anteriormente, sino que también contribuirá a mejorar nuestra comprensión sobre ella y ayudará a desarrollar estrategias de tratamiento más precisas y personalizadas para los pacientes, usando datos de vida real”, puntualiza el urólogo.

Gracias a esta plataforma, se ha desarrollado un modelo predictivo que ayuda a seleccionar el tratamiento más eficaz para los pacientes según sus características individuales. Este modelo puede predecir con un 75 por ciento de precisión si un paciente fallecerá en los próximos años, combinando datos reales con información de big data. Este proyecto podría ofrecer claras ventajas, ya que “supone avanzar en la investigación al tener acceso a gran cantidad de datos anónimos, lo que facilitará una investigación profunda que puede llevar a conocer mejor la enfermedad y proponer nuevas perspectivas sobre su progresión y opciones de tratamiento más eficaces”, subraya Rivas, que también añade que “va a posibilitar una personalización de la atención sanitaria en función de las características de los pacientes gracias a la determinación de perfiles de riesgo genético, conocer mejor el impacto de las comorbilidades y la esperanza de vida y la actualización de los principales tratamientos, además de una colaboración entre diferentes instituciones y actores del sistema sanitario, lo que podría permitir un enfoque más integral y colaborativo para el abordaje de esta enfermedad”.


También te puede interesar…