Un estudio del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), presentado en el Congreso Americano de Oncología (ASCO), ha demostrado la eficacia y seguridad de una combinación de fármacos de quimio-inmunoterapia para pacientes con cáncer de pulmón y metástasis cerebral asintomática y no tratadas previamente. 

Se trata de un importante avance para este grupo de pacientes que generalmente han sido excluidos de la mayoría de los ensayos clínicos. De hecho, el estudio Atezo-Brain es el primer estudio que se presenta que ha sido diseñado para evaluar la combinación de quimioterapia más inmunoterapia en una población seleccionada de pacientes con metástasis cerebrales previamente no tratadas con radioterapia. 

Tal y como explica Ernest Nadal, investigador principal del estudio y Jefe de Sección de Tumores Torácicos en el Instituto Catalán de Oncología, IDIBELL, “el tratamiento con atezolizumab más carboplatino y pemetrexed fue seguro y produjo una supervivencia libre de progresión cerebral prometedora en estos pacientes”. 

“El tratamiento con atezolizumab más carboplatino y pemetrexed fue seguro y produjo una supervivencia libre de progresión cerebral prometedora en estos pacientes”. 

Ernest Nadal, investigador principal del estudio y Jefe de Sección de Tumores Torácicos en el Instituto Catalán de Oncología, IDIBELL.

En un 62% de los pacientes se frenó la enfermedad 

En el estudio Atezo-Brain han participado un total de 40 pacientes procedentes de 11 centros hospitalarios de toda España. “Incluimos en este ensayo a un total de 40 pacientes con un cáncer de pulmón avanzado (estadio IV) no escamoso, sin alteraciones genéticas en EGFR/ALK y con metástasis cerebrales no tratadas. Todos los pacientes incluidos no habían sido tratados previamente con quimioterapia ni tampoco habían recibido un tratamiento para las metástasis cerebrales. También es destacable que un 55 por ciento de los pacientes estaba recibiendo corticoides para controlar los síntomas asociados a las metástasis cerebrales”, detalla Nadal.

A los tres meses de proporcionar el tratamiento, un 62 por ciento de los pacientes seguía vivo sin que hubiera progresado la enfermedad, tanto a nivel celebrar como en el pulmón.

Además, las metástasis cerebrales permanecieron estables en la mitad de los pacientes durante 6,9 meses, más del doble de tiempo que con el tratamiento habitual. En la actualización de datos que se presenta en ASCO, el 27,5 por ciento de los pacientes estaban vivos a los dos años.

Tratamiento bien tolerado

El tratamiento fue bien tolerado y no se alcanzó el límite preestablecido de toxicidad intolerable. La toxicidad fue la esperada de la quimioterapia y de la inmunoterapia. “Lo importante a destacar de este estudio es que el tratamiento con atezolizumab más carboplatino y pemetrexed fue seguro y produjo unos resultados para contener la metástasis cerebral muy prometedores en este tipo de pacientes, un aspecto que hasta ahora no se había investigado con suficiente profundidad”, asegura Ernest Nadal.

“El tratamiento con atezolizumab más carboplatino y pemetrexed fue seguro y produjo unos resultados para contener la metástasis cerebral muy prometedores en este tipo de pacientes”

Ernest Nadal, investigador principal del estudio y Jefe de Sección de Tumores Torácicos en el Instituto Catalán de Oncología, IDIBELL.

Además, según el especialista del GECP, “iniciar quimio-inmunoterapia en pacientes con NSCLC que tienen metástasis cerebrales no tratadas sin deterioro clínico permite retrasar la radioterapia total del cerebro, lo que podría preservar la función neurocognitiva”. 


También te puede interesar…