El correcto funcionamiento del sistema cardiovascular parece estar relacionado con unos buenos niveles séricos de 25-hidroxivitamina D.

Tal y como explica Ignacio Fernández Lozano, director de la Unidad de Arritmias del Hospital Universitario Puerta de Hierro: “El déficit de hormona D se puede encontrar asociado a patologías como la hipertensión arterial, el desarrollo precoz de ateroesclerosis, la cardiopatía isquémica y la insuficiencia cardiaca”.

La Sociedad Española de Cardiología ha publicado recientemente su suplemento “Sistema endocrino de la vitamina D y enfermedades cardiovasculares”, del que el doctor ha sido su coordinador, con el objetivo de profundizar y resaltar las principales implicaciones del sistema endocrino de la vitamina D sobre el sistema cardiovascular.

Existen diversos estudios epidemiológicos que han asociado el déficit de vitamina D con un mayor riesgo cardiovascular. “Por ejemplo, estudios recientes de aleatorización indican que se produce un aumento de riesgo cardiovascular cuando los niveles de concentración plasmática de 25- hidroxivitamina D se sitúan por debajo del umbral de 20 ng/ml”, indica el experto.

“Pero si hay alguna enfermedad cardiovascular sobre la que unos niveles bajos de vitamina D parecen influir más negativamente que sobre las demás, esa es la hipertensión arterial y esta patología está implicada de una u otra manera en la mayoría de las enfermedades cardiovasculares”, concreta.

Salud cardiovascular

Fernández Lozano recomienda “incluir el análisis de estos valores en los controles médicos de forma más generalizada, especialmente entre aquellos pacientes con una enfermedad cardiovascular”.

Más allá, a la hora de valorar la salud cardiovascular de la población general, el experto reconoce que el déficit de hormona D “también puede influir, sin duda, en la mortalidad de la población por eventos cardiovasculares”.

“De hecho, son varios los estudios que han encontrado una asociación clara entre unos niveles séricos de 25- hidroxivitamina D bajos y una mayor mortalidad”, asegura.

En este sentido, “la suplementación con vitamina D, que garantice unos niveles correctos de esta hormona podría proporcionar una mejor salud cardiovascular”, concluye Fernández Lozano.


También te puede interesar…