Premios BiC

Durante la semana pasada tuvo lugar el I Congreso Nacional COVID-19. En su ceremonia de clausura ha contado con la participación de la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, quien ha felicitado a “todas y a cada una de las más de 50 sociedades científicas” participantes en el Congreso, que ha calificado como un “innegable éxito de convocatoria de la comunidad científica de este país”.

En su intervención se ha referido al futuro Centro Estatal de Salud Pública. “Ampliará la capacidad de identificar, evaluar, comunicar y responder adecuadamente a las amenazas y riesgos derivados de posibles enfermedades o pandemias”, ha señalado.

No obstante, ha apuntado que estas nuevas amenazas “son globales y las respuestas deben serlo también”. “Frente a las visiones particulares y localistas, es hora de reforzar, aún más, los organismos internacionales como la OMS y los de la UE”, ha dicho Calzón. En este sentido, ha subrayado que “la investigación y la evidencia científica son la mejor herramienta para garantizar la Salud Pública y el bienestar”.

Muldisciplinariedad

La intervención de Calzón ha servido para poner el epílogo al acto de clausura del Congreso. Antonio Rivero, coordinador del Comité Organizador, ha agradecido a ponentes, moderadores y a sociedades científicas, el trabajo realizado. Rivero ha sido también el encargado de leer el manifiesto que 55 sociedades científicas han suscrito con motivo de esta cita con el propósito de demandar una respuesta a la COVID-19 “coordinada, equitativa y basada en la evidencia científica”.

Entre otras cosas, el manifiesto reseña la vital importancia de minimizar el impacto de la pandemia en la atención sanitaria de pacientes con otras patologías graves y problemas de salud. A este respecto, incide en la necesidad de que las autoridades sanitarias planifiquen las priorizaciones, cambios organizativos y provisiones necesarias para garantizar que las personas reciban la atención necesaria, sea cual sea su patología.

Por su parte, Julián Olalla, coordinador del Comité Científico del Congreso, ha destacado que el encuentro ha servido para mostrar que “la ciencia española está activa en la búsqueda de evidencia que ayude a vencer a la COVID-19”. Asimismo, ha resaltado que en lo peor de la pandemia “se ha podido extraer conocimiento en beneficio del paciente”. “El I Congreso Nacional COVID-19 ha sido un ejemplo claro de unidad y colaboración multidisciplinar. Ojalá este ejemplo perdure en el tiempo”, ha concluido el Dr. Olalla. 


También te puede interesar…