GM | martes, 24 de julio de 2018 h |

En relación con los fallecimientos por picaduras de himenópteros (abejas y avispas) en Galicia de los últimos días, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y la Sociedad Gallega de Alergología e Inmunología Clínica (SGAIC) desean, en primer lugar, manifestar su más sentido pésame a los familiares y demás allegados de los fallecidos en estos difíciles momentos y enviar un mensaje tranquilizador al resto de la población. En este sentido, recuerdan que:

En la mayoría de los casos, la picadura de himenópteros no produce una reacción alérgica grave que desemboque en una crisis anafiláctica y ponga en peligro la vida de las personas.

Cualquier paciente que haya sufrido una reacción alérgica generalizada por picadura de abeja o avispa debe ser evaluado por un alergólogo lo antes posible.

Sólo un 3% de los españoles sufre reacciones alérgicas generalizadas frente a venenos de avispas y abejas. En Galicia este riesgo puede ser más elevado por su carácter rural, su relación y afición con la apicultura y, de forma alarmante en los últimos años, por la irrupción de la Vespa velutina (avispa asiática). Durante los meses de primavera y verano la actividad de estos insectos es notable y también se incrementa la exposición de la población a actividades de riesgo.

Las reacciones a picaduras de himenópteros deben ser tratadas de forma urgente. Si el paciente está diagnosticado como alérgico a himenópteros y ha presentado previamente reacciones anafilácticas debe tener en su poder adrenalina y estar adecuadamente instruido en su autoadministración. Existen autoinyectores de fácil administración cuyo uso debe ser también conocido por el entorno cercano.

Aquellos pacientes diagnosticados de alergia a veneno de abeja o avispa, deben evitar en la medida de los posible la realización de actividades de riesgo al aire libre, trabajos en el campo, desbrozado de fincas etcétera. La población general puede evitar acercarse a los lugares en los que anidan y seguir unos consejos sencillos para reducir el riesgo y saber cómo actuar después del picotazo.

No se dispone de una prueba que, aplicada a la población general, determine qué individuos manifestarán alergia tras la picadura de este o cualquier otro himenóptero. Por lo tanto, además de acudir al médico de manera inmediata en el momento de la picadura, recomiendan que se realice una valoración alergológica de aquellos individuos que tras la picadura de un himenóptero experimenten una reacción alérgica generalizada. Se estima que un tercio de los pacientes que han presentado una reacción alérgica sistémica tras una picadura de himenópteros no acude posteriormente a la consulta del alergólogo.

La vacunación con veneno de himenópteros es la forma de tratamiento con inmunoterapia más eficaz, efectiva en más de un 90% de los casos.

La Sociedad Gallega de Alergología e Inmunología Clínica y el Servizo Galego de Saúde (SERGAS) están poniendo en marcha una “vía rápida” para proporcionar una atención prioritaria a aquellos pacientes que han presentado una reacción anafiláctica, con la que se pretende que este tipo de pacientes llegue a la Consulta de Alergia en su totalidad y de forma rápida.

La SEAIC recuerda que el alergólogo es el especialista mejor cualificado para diagnosticar y tratar la alergia al veneno de los himenópteros en particular y todas las enfermedades alérgicas en general en todos los grupos de edad.