Cada paciente es único

811

Por Henar Hevia, Directora médica de Janssen España.

Hoy no cabe duda de que cada paciente es único y que por tanto requiere un tratamiento a medida. Esto es particularmente relevante en Oncología, donde la investigación se centra desde hace años en la composición genética de cada tumor. Conociendo las vías por las que se desarrolla e interceptándolas no sólo estamos consiguiendo añadir años a la vida, sino más vida a los años.

En Janssen trabajamos para proporcionar soluciones de tratamiento personalizadas en la atención del cáncer. Nuestro enfoque en la medicina de precisión se dirige a conseguir una mejor y más individualizada atención a cada paciente a través de la mejora de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad. Creemos que la medicina de precisión es realmente una evolución que nos aleja de un modelo centrado en la enfermedad, hacia un futuro en el que podamos traducir los avances tecnológicos en beneficios más centrados en cada paciente.

En este sentido, como compañía, estamos focalizados en la investigación de aquellos tipos de cáncer en los que aún hay necesidades no cubiertas y creemos que el impacto de lo que hacemos puede ser mayor. Ejemplo de ello es nuestra especialización en cáncer de próstata, donde intentamos cubrir las diferentes etapas de la enfermedad; nuestro bagaje de más de 25 años en el campo de la onco-hematología, buscando soluciones para enfermedades como el mieloma múltiple o la leucemia linfocítica crónica; o la investigación de nuevas alternativas dirigidas para los pacientes con cáncer de pulmón o de vejiga, siempre buscando un abordaje holístico e innovador para el tratamiento de estas enfermedades.

Asimismo, los datos están en el corazón de lo que hacemos: desde la comprensión de la carga de la enfermedad y la necesidad insatisfecha hasta el desarrollo de nuevos tratamientos y servicios de atención médica de calidad a los pacientes. Por ello apostamos por el potencial de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial y el big data, que pueden darnos respuestas para cada paciente.

Todo ello para cumplir con nuestro firme compromiso: conseguir cambiar algún día lo que significa un diagnóstico de cáncer.