Premios BiC
GM Barcelona | martes, 11 de octubre de 2016 h |

Expertos han impedido el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en ratones mediante el uso de un virus para dispensar un gen específico al cerebro. En el estudio, descrito en Proceedings of the National Academy of Sciences y financiado por Alzheimer’s Research UK y el European Research Council, el equipo utilizó un tipo de virus modificado para entregar un gen a las células cerebrales. Trabajos previos realizados por el mismo equipo sugieren que este gen, llamado PGC1-alfa, puede impedir la formación de una proteína llamada péptido beta-amiloide en las células en el laboratorio.

El virus modificado utilizado en los experimentos se llama vector de lentivirus y se utiliza comúnmente en la terapia génica. El coautor del estudio Nicholas Mazarakis, profesor del Departamento de Medicina del Imperial, explica que “aprovechamos la forma en la que el lentivirus infecta las células para producir una versión modificada del virus, que lleva genes a células específicas. Se está utilizando en experimentos para tratar una variedad de patologías, desde la artritis al cáncer. Anteriormente hemos utilizado con éxito el vector de lentivirus en ensayos clínicos para suministrar genes en los cerebros de pacientes con enfermedad de Parkinson”.

En el nuevo estudio, el equipo inyectó el virus, que contiene el gen PGC-1 – alfa, en dos áreas del cerebro en ratones susceptibles a la enfermedad de Alzheimer. Las zonas seleccionadas fueron el hipocampo y la corteza, ya que son las primeras regiones que desarrollan placas de amiloide en la enfermedad de Alzheimer.

Los animales fueron tratados en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer, cuando todavía no habían desarrollado las placas amiloides. Después de cuatro meses, el equipo encontró que los ratones que recibieron el gen tenían muy pocas placas amiloides, en comparación con los ratones no tratados, que presentaban múltiples placas en el cerebro. El equipo también descubrió que no había pérdida de células cerebrales en el hipocampo de los ratones que recibieron el tratamiento de genes y que los roedores tratados registraban una reducción en el número de células gliales, que en la enfermedad de Alzheimer pueden liberar sustancias inflamatorias tóxicas que causan un mayor daño celular.