La introducción del tratamiento biológico en patologías como la psoriasis ha supuesto una auténtica revolución en cuanto las expectativas terapéuticas de los especialistas. Así lo afirma Lluis Puig, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau a GM, en este artículo que analiza el impacto de los fármacos biosimilares en esta patología, y que cuenta con la colaboración de Biogen.

Lluis Puig, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

A estas alturas, prosigue el experto, “no tener a un paciente con un PASI (Psoriasis Area and Severity Index) menor de cinco representa un fracaso terapéutico, con independencia del tratamiento, y nuestro objetivo hoy en día es conseguir que el paciente esté casi o completamente blanqueado”.

Puig recuerda que los primeros fármacos que supusieron un cambio en el paradigma del tratamiento de la psoriasis fueron los anti-TNF, y dentro de estos, adalimumab, “por lo que disponer actualmente de varios biosimilares de anti-TNF ha modificado la accesibilidad de nuestros pacientes a estos tratamientos”.

El especialista subraya que hay muchos pacientes que pueden tratarse, especialmente si no ha habido exposición previa a biológicos con fármacos sistémicos convencionales. “Con esto podemos conseguir respuestas muy adecuadas, pero cuando existe una respuesta insuficiente o una contraindicación por posibilidad de embarazo o comorbilidades del paciente, es necesario un tratamiento biológico”, advierte.

En su opinión, “el hecho de disponer de opciones de tratamiento con un coste muy razonable, que en algunos casos resulta inferior al de algunos tratamientos convencionales sistémicos, nos permite empezar antes el tratamiento con estos pacientes”.

Evolución en el abordaje

En la misma línea, remarca que es posible que todo ello determine eventualmente también cambios en cuanto al curso evolutivo de la enfermedad, e incluso quizás en cuanto al tratamiento muy precoz de artritis psoriásica, sobre todo las formas axiales, según matiza el experto.

La experiencia del jefe del Servicio de Dermatología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau es muy positiva con respecto al uso de biosimilares de anti-TNF en psoriasis moderada a grave. Esto les permite, por ejemplo, “cada día poder iniciar el tratamiento a dos o tres pacientes en una consulta especializada”, de manera que el acceso a las terapias es mucho más rápido, insiste.

“Nuestra experiencia es muy buena, los pacientes que estaban tratándose con adalimumab original desde hacía mucho tiempo no han experimentado ningún tipo de problema o no han perdido respuesta al realizar la transición (switch) al adalimumab biosimilar, manteniendo la respuesta del tratamiento en la inmensa mayoría de los casos. Algunos pacientes a la larga pueden acabar perdiendo respuesta, lo que también ocurría con el original. En líneas generales, hemos mejorado mucho las expectativas terapéuticas en la inmensa mayoría de nuestros pacientes con psoriasis”, concluye el especialista.

Desterrando falsas creencias

José Manuel Carrascosa Carrillo es jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol. Desde la llegada de los primeros biosimilares, el especialista admite que se ha aprendido mucho sobre cómo funcionan los fármacos biológicos y “cómo dentro de una misma molécula podemos conseguir resultados muy parecidos o idénticos”.

José Manuel Carrascosa, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol.

Hasta hace no mucho, apunta, existía la creencia de que era necesario llevar a cabo un extenso desarrollo clínico de cada uno de los biosimilares en las distintas indicaciones: “Sin embargo, en la actualidad conocemos que los estudios básicos y de comparabilidad molecular nos proporcionan obtener información de calidad que permita predecir su comportamiento en la clínica”, indica José Manuel Carrascosa.

“También sabemos que la introducción de los biosimilares en el arsenal terapéutico es un paso hacia la eficiencia, en el sentido de que probablemente en el futuro su uso nos va a permitir hacer todo el circuito de terapias biológicas mucho más accesible y mucho más rápido”, subraya el especialista.

Hacia un tratamiento más precoz

Para Carrascosa, lo que tiene mayor valor “es que las terapias de nueva generación están muy cerca de ser fármacos muy accesibles y de primera línea para la mayor parte de pacientes con enfermedades tributarias de esos tratamientos”. De igual modo, hace hincapié en que “es un paso para democratizar o a hacer accesible la innovación a la mayor parte de los pacientes que pueden ser tratados con estos fármacos, de manera que hemos hecho un avance muy importante”.

Con respecto a la extrapolación y el switch, los expertos han observado cómo estas barreras iniciales que tenían con respecto al uso de terapias biológicas se han disipado de manera relativamente rápida, y, después de unos pocos años, el uso de los biosimilares está perfectamente aceptado en estos términos.

En opinión de este experto, “En particular los fármacos anti-TNF, teniendo en cuenta el balance entre eficacia, seguridad, y coste, están muy cerca de ser fármacos eficientes en formas moderadas – graves de la enfermedad”.1,2

“Fundamentalmente los biosimilares permiten mejorar la eficiencia y conseguir beneficio terapéutico con un coste inferior, lo que conlleva que podamos tratar a más pacientes con el mismo presupuesto, haciendo más accesible estos fármacos y contribuyendo a la sostenibilidad del sistema sanitario”. 1,3, destaca.

BioSteps, un camino para profundizar en el uso de los biosimilares

Para Lluis Puig, todavía es necesario profundizar en la formación sobre el tratamiento biosimilar, no solo a nivel clínico, sino también a nivel de la farmacia hospitalaria e incluso en enfermería.

Según su visión, la necesidad depende mucho del contexto del sistema sanitario. En países como España, en los que el uso de las terapias biológicas está reservado a los hospitales, el nivel de conocimiento de los especialistas es muy elevado. En cualquier caso, sí considera interesante el fomento de reuniones educativas y de divulgación sobre los biosimilares como es el caso de BioStep de Biogen, para aquellos compañeros que trabajan en hospitales que no son de referencia y tienen acceso y necesidad de tratamientos biológicos. “Es necesario empezar estos tratamientos con un mayor conocimiento del manejo y poder responder con eficacia a todas las cuestiones que puedan plantear los pacientes”, argumenta.

José Manuel Carrascosa ofrece su propia visión sobre las necesidades formativas de los profesionales, que son diferentes en cada caso. “Encontramos aquellos profesionales más implicados en psoriasis, con más experiencia en terapias biológicas, que en la mayor parte ya han aprendido a incluir las ventajas de los biosimilares”, indica.

Sin embargo, apunta que todavía hay profesionales con menos experiencia que probablemente tienen que superar algunas barreras que otros ya han superado, “como el miedo al cambio, el concepto de extrapolación, cambio de tratamiento, o el potencial efecto nocebo al pensar que al ser más económicos puedan ser de peor calidad”.

La impresión del especialista es que todavía hay espacio para mejorar la formación en este sentido. “El paciente es un elemento clave y debe participar en el proceso, debe entender y se le debe explicar cuál es el cambio que se hace y para qué”.

“El objetivo es hacer los tratamientos más sostenibles, pero por otro lado hay que ofrecer confianza e información suficiente para que el paciente entienda que existen garantías científicas demostradas de que el cambio a biosimilar no está asociado a un deterioro o empeoramiento de la enfermedad”, defiende el especialista.

* Publirreportaje y contenido ofrecido por Biogen

Biogen-156698 (FEB22)

Referencias:

  1. Gisondi P, Geat D, Conti A, Dapavo P, Piaserico S, De Simone C, et al. TNF-α inhibitors biosimilars as first line systemic treatment for moderate-to-severe chronic plaque psoriasis. Expert Rev Clin Immunol. 2020 Jun;16(6):591-598.
  2.  Gisondi P, Bellinato F, Conti A, Dapavo P, Piaserico S, De Simone C, et al. Consensus on the place in therapy of TNF-α inhibitors in the treatment of patients with chronic plaque psoriasis. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2020 Sep;34(9):e470-e472. 
  3.  Prignano F, Choi J, Pieper B, Iversen L. Anti-tumor necrosis factor agents in psoriasis: addressing key challenges using biosimilars. Expert Opin Biol Ther. 2021 Jan;21(1):75-80.