Premios Fundamed
| viernes, 15 de abril de 2016 h |

La ComunidadValenciana continúa su enfrentamiento contra las concesionaras. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha llegado a acusar a estas compañías de funcionar como “paraísos fiscales”. Sus primeros objetivos son el Hospital de La Ribera, cuya concesión finaliza en 2018, y el de Denia, donde el accionista mayoritario, DKV, está dispuesto a vender su participación del 65 por ciento. Puig ya ha expresado su deseo de comprar estas acciones. El problema es que Ribera Salud, que cuenta con el 35 por ciento restante, tendría derecho de tanteo, según fuentes del sector.