XL Jornadas Socidrogalcohol

br

R.C. Madrid | viernes, 19 de abril de 2013 h |

Un estudio del Instituto Nacional de Drogas de Abuso (NIDA) de Bethesda, en Estados Unidos, realizado en una muestra de unos 300 pacientes, ha demostrado que la utilización de probufina ofrece las mismas tasas de eficacia y seguridad que la utilización de buprenorfina oral, un agonista de los opiáceos de acción prolongada.

Estos resultados, presentados por Iván Montoya, director clínico de Farmacoterapias y Consecuencias Médicas del Abuso de Drogas del NIDA en las 15º Jornadas Nacionales Socidrogalcohol, significan grandes ventajas en el tratamiento del síndrome de abstinencia de la heroína. Al implantarse bajo la piel durante seis meses, la probufina proporciona mejores resultados de adherencia y “mantiene los niveles del medicamento en sangre constantes”, lo que disminuye el riesgo de recaídas.

Donde no ha habido buenas noticias ha sido en los estudios con vacunas para la nicotina. Si bien el NIDA ya tenía ensayos en fase III, al final los resultados han terminado siendo negativos. Pero Montoya es optimistay ya está trabajando en otras vacunas con “una potencia entre diez y veinte veces mayor que las anteriores”. Con la fase preclínica ya casi completada, Montoya espera poder empezar pronto los estudios en humanos.

Pero esta no es la única vacuna con la que está experimentando el NIDA en estos momentos. A pesar de que no ha podido presentar los datos todavía, Montoya adelantó que ya existen resultados positivos en un ensayo multicéntico en fases II-III en una vacuna para la cocaína.

Ya por último, Montoya habló de un anticuerpo en desarrollo para la adicción a metanfetaminas y para el tratamiento de sobredosis con esta sustancia. Y si bien aquí tampoco hay todavía resultados clínicos (los ensayos en humanos empezaron hace ahora un año), Montoya adelantó que los resultados preclínicos con muy positivos, ya que “previenen en hasta un 80 por ciento el acceso al cerebro de metanfetaminas”. Un dato importante teniendo en cuenta que uno de los mayores peligros de estas sustencias es precisamente su neurotoxicidad.

Cannabis

El sistema cannabinoide también centró otra de las mesas de esta Jornada. Moderada por Francisco arias, del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Doce de Octubre, esta pponencia destacó el papel que tiene este sistema, sobre el que actúa el cannabis, en el desarrolo de conductas adictivas y/o posibles psicosis.

Además, Arias aprovechó también para hablar de la relación del sistema cannabinoide con el sistema endocrino y con el sistema inmunitario, íntimamente relacionados. De ahí que, por ejemplo, subraya Arias, “infecciones durante el embarazo puedan provocar brotes psicóticos”.

Toda una serie de problemas que podrían tener solución con la “llegada de posibles nuevos fármacos” que actuarían sobre el sistema cannabinoide. Actualmente, la investigación se centra en la búsqueda de fármacos que actúen sobre este sitema, pero sin los efectos negativos que puede provocar el tetrahidrocannabinol en el fomento de psicosis. Así, de momento hay varios ensayos clínicos en marcha como, por ejemplo, uno centrado en psicosis y esquizofrenia y otro en la adicción a cannabis.