Premios BiC
Gaceta Médica Barcelona | jueves, 29 de mayo de 2014 h |

En la actualidad, la investigación intenta determinar qué características del VIH y qué rasgos del sistema inmunitario de las personas con VIH influyen en el control o la progresión de la infección. Pero pocos estudios se habían centrado de momento en la rápida progresión de la infección por VIH, y principalmente se habían limitado a la descripción de casos clínicos aislados.

Esta semana, investigadores del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, impulsado conjuntamente por la Obra Social “la Caixa” y el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, han dado un paso adelante en la comprensión de la progresión rápida de la infección por VIH, allanando el camino hacia la mejora del abordaje clínico de estos pacientes.

Como publicarán en la versión impresa de la revista científica AIDS el 1 de junio, aunque ya está disponible online, hay algunas variantes del VIH más agresivas en circulación, que están asociadas al aumento del número de progresiones rápidas a sida . En su artículo, los científicos han descrito un conjunto de características de estas variantes del VIH.

Los resultados demuestran que el VIH se ha adaptado a los perfiles genéticos más comunes en la población, lo que limita la respuesta del sistema inmunitario de estos pacientes y favorece la rápida progresión a sida. Por tanto, los investigadores sostienen que el VIH se está volviendo, lentamente, más fuerte.

Según el estudio, las características del VIH tienen un papel más importante en la progresión rápida de lo que inicialmente se pensaba. Los investigadores han encontrado características comunes en estas variantes tan agresivas del VIH: son capaces de infectar más tipos de células diferentes, se diseminan más rápidamente y presentan mutaciones que los hacen invisibles al sistema inmunitario, limitando la capacidad de desarrollar una respuesta inmunitaria rápida, temprana y efectiva.

El estudio ha contado con la colaboración de investigadores de la Université de Lausanne, University of Bern, Universidad Complutense de Madrid, eMonogram Biosciences, Centre d’Estudis Epidemiològics sobre les Infeccions de Transmissió Sexual i Sida de Catalunya (Ceeiscat), y el Banc de Sang i Teixits.

Según explica Javier Martínez-Picado, coautor sénior del estudio y profesor de investigación ICREA de IrsiCaixa, “hay que empezar la terapia antirretroviral tan pronto como sea posible en caso de que haya una progresión rápida”, ya que los rápidos progresores no solo presentan una peor respuesta inmunitaria al VIH, sino que tampoco se recuperan como cabe esperar después de haber iniciado el tratamiento.

Pero para certificar un caso de progresión rápida, los expertos necesitan saber cuándo se produjo la transmisión, lo que normalmente es difícil. Y, además, no existe ninguna prueba que permita constatar a priori que se está ante un caso de progresión rápida. Sin embargo, los investigadores de IrsiCaixa ya están trabajando en la búsqueda de las claves que permitan identificar estas variantes agresivas, con el objetivo de obtener un diagnóstico temprano de la progresión rápida. “Si conseguimos identificar los casos de progresión rápida y empezamos el tratamiento lo antes posible, habrá más posibilidades de que la terapia funcione y de que el paciente se recupere”, añade.

En un estudio previo liderado por IrsiCaixa en 2011, alrededor del 8 por ciento de pacientes con fecha de infección por VIH conocida tuvieron una rápida progresión, antes del final de tercer año desde que se infectaron. Y, en el estudio que presentan esta semana, se ha observado que más de la mitad de este tipo de pacientes desarrolló una rápida progresión antes, incluso, del primer año después de la infección.

Según los datos que presentan en AIDS, Julia García-Prado, investigadora Miguel Servet en IrsiCaixa y coautora senior del trabajo, subraya que “la agresividad de estas variantes del VIH se debe al hecho de que el virus que infectó a esas personas ya estaba adaptado a su respuesta inmunitaria”. En este contexto, asegura que “la prevención adquiere una importancia incluso mayor a la hora