Premios BiC
C. S. Madrid | lunes, 02 de junio de 2014 h |

Este año ha sido Lérida la ciudad que ha acogido la Jornada Aquarius de Formación en Gastroenterología: VII Española y II Ibérica, en la que participaron cerca de 150 Médicos Internos Residentes (MIR) de tres especialidades relacionadas con el aparato digestivo: Atención Primaria (AP), Medicina Interna y Gastroenterología. Durante los días 30 y 31 de mayo los MIR tuvieron la oportunidad de ampliar sus conocimientos en este ámbito y combinar, por tanto, la formación con el ocio, gracias a las múltiples actividades propuestas por la marca perteneciente a Coca-Cola España.

El programa científico de este año contó con la presencia de profesionales del sector sanitario tanto de España como de Portugal y los temas que marcaron el eje del encuentro se centraron en patologías diversas como la pancreatitis aguda, el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn.

Eva. C. Vaquero, del Servicio de Gastroenterología del Hospital Clínic de Barcelona comentó que la pancreatitis aguda es una patología que conlleva un número nada desdeñable de ingresos hospitalarios cada año y cuya mortalidad alcanza entre el cinco y el 10 por ciento. Por tanto, es importante un diagnóstico precoz para poder evitar complicaciones posteriores. Sin embargo, pese a conocer el 70-80 por ciento de los factores etiológicos que inciden en esta enfermedad —el 40 por ciento son biliares, el 30 por ciento debido al alcohol y el porcentaje restante se asocia al tabaco—, todavía existe otro 30 por ciento que no se tiene del todo controlado, apuntó Vaquero. En cualquier caso, “el estudio de estos pacientes debe incluir la realización de pruebas especializadas dirigidas a la búsqueda de trastornos que no hayan podido ser identificados tras una anamnesis detallada, un análisis de sangre y una prueba de imagen como la tomografía computerizada”, añadió.

Quien también se centró en una patología que altera notablemente la calidad de vida del enfermo fue María José Devesa, del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. La profesora advirtió de que, hasta el momento, no hay estudios reveladores en cuanto a la ascitis en el paciente cirrótico, aunque precisó que, por ejemplo, la paracentesis evacuadora, junto con una restricción del sodio y la administración de diuréticos es efectiva y segura para el tratamiento de la ascitis en grado tres —la más grave—.

A su vez, el catedrático de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Manuel Díaz-Rubio, destacó que “el síndrome de intestino irritable es muy prevalente en los países desarrollados y origina un gran consumo de recursos”. La incidencia de esta patología oscila entre el tres y el ocho por ciento y supone el 25 por ciento de las consultas de Aparato Digestivo, agregó el profesor, al tiempo que lamentó que, en ocasiones, al paciente ni siquiera se le puede ofrecer un futuro satisfactorio. A pesar de que en este ámbito tampoco existe un número importante de estudios controlados, al menos los adelantos e investigaciones actuales indican el buen rendimiento del tratamiento con antibióticos y los beneficios producidos por los probióticos que intervienen y pueden modificar la flora intestinal. En cualquier caso, “aún más modernos y actuales son los estudios relacionados con el trasplante fecal”, apuntó.

La ponencia internacional llegó de la mano de José Berkeley Cotter, jefe del Servicio de Gastroenterología del Centro Hospitalar do Alto Ave, Guimaraes (Portugal), quien habló sobre la importancia de la cápsula endoscópica en la enfermdad de Crohn. “La enteroscopia por cápsula puede ser un valioso complemento en la enfermedad inflamatoria intestinal no clasificada, limitada al colon, ya que puede identificar lesiones del intestino delgado compatibles con la enfermedad de Crohn”, indicó.

El broche de oro lo pusieron el presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), Javier Aranceta, y el director de Salud y Nutrición Coca-Cola Iberia, Rafael Urrialde, quienes hablaron respectivamente de la importancia de las nuevas guías alimentarias para la promoción de la salud y de una buena hidratación diaria —entre dos y dos litros y medio—.