Por primera vez en España

br

| miércoles, 18 de julio de 2012 h |

Una mujer con cáncer de ovario que se sometió tras su diagnóstico a un tratamiento de preservación de ovocitos ha sido madre de un bebé por primera vez en España. El equipo multidisciplinar de Dexeus Salud de la Mujer ha hecho posible este nacimiento, según informa la insitución en un comunicado.

Pedro N. Barri, presidente de la Sociedad Mundial de Preservación de Fertelidad, ha explicado hoy en conferencia de prensa que “el trabajo conjunto de nuestros equipos de Ginecología Oncológica y de Reproducción Asistida han permitido a una mujer joven no renunciar a su proyecto reproductivo por culpa de un cáncer”.

Según sus palabras, la preservación de la fertilidad por cuestiones médica “es un aliciente para las mujeres que, mientras se someten a duros tratamientos como la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, saben que las tasas de supervivencia son elevadísimas y que la calidad de vida y la capacidad de ser madre no tiene porque verse afectada tras recibir alta médica”.

La paciente, de 28 años, fue diagnosticada en 2009 ecográficamente de una masa tumoral en el ovario izquierdo y el equipo de Ginecología Oncológica recomendó su extirpación. Ante dicho diagnóstico, se procedió a la extirpación del ovario izquierdo. En enero de 2010 acudió a Salud de la Mujer Dexeus para una segunda opinión y la Unidad de Ginecología Oncológica y Mastología, en coordinación con el Servicio de Medicina de la Reproducción, se planteó la posibilidad de preservar ovocitos.

La paciente se sometió a dos ciclos de estimulación ovárica que permitieron al equipo criopreservar un total de 14 ovocitos maduros mediante la técnica de vitrificación. En mayo de 2010 se terminó el proceso y en julio se sometió a una operación para extirparle el ovario derecho.

La buena respuesta al tratamiento oncológico hizo posible que un año y cinco meses después pudiera someterse a la implantación de parte de los embriones resultantes de los ovocitos vitrificados, produciéndose un embarazo heterotópico que fue operado de urgencia para extirparle la gestación ectópica. Finalmente, el embarazó culminó satisfactoriamente al cabo de 39 semanas con el nacimiento por cesárea del bebé.