Concienciación

br

Almudena Fernández, RSC | viernes, 20 de noviembre de 2015 h |

Conceptos como ‘bio’ o ‘eco’ han llegado también a la farmacia con el objetivo de reforzar su compromiso con la salud de los pacientes y del entorno, tal y como lo asegura Francisco Galán, titular de una oficina de farmacia situada en la localidad sevillana de Mairena del Aljarafe.

En concreto, este farmacéutico ha realizado perforaciones a 150 metros de profundidad para extraer energía del subsuelo, lo que lo convierte en el primer establecimiento sanitario autosuficiente energéticamente.

Y es que, tal y como explica Galán, el objetivo es extraer de la tierra toda la energía necesaria para climatizar la farmacia “sin consumir ni un solo kilovatio de la red”. A su juicio, la inversión que está acometiendo no solo tendrá un retorno medioambiental, sino también económico para la propia oficina de farmacia, ya que, en entre seis y ocho años, espera recuperar lo gastado gracias al ahorro que se producirá en consumo y costes eléctricos. “La combinación de esta forma de alimentación energética con la instalación de un suelo radiante, único sistema de climatización aconsejado por la OMS, nos garantizará la máxima eficiencia energética”, subraya.

Sin embargo, asegura que el aspecto económico no es el único que lo mueve en este sentido. Las inversiones que viene realizando han permitido convertir su oficina de farmacia en el primer establecimiento sanitario descontaminado electromagnéticamente, gracias, entre otras medidas, al sistema de apantallamiento de sus muros y ventanas que protege a los usuarios de las radiaciones, por lo que el farmacéutico persigue hacer de ella un espacio de trabajo y de atención al paciente “lo más saludable posible”.

A su juicio, no se es consciente del riesgo que supone para la salud la contaminación electromagnética. Para evitar este riesgo en su farmacia, ha recabado el apoyo y la colaboración y el asesoramiento de la Fundación para la Salud Geoambiental. Algunas de las peculiaridades de esta oficina de farmacia son que los teléfonos inalámbricos funcionan con una base libre de radiaciones cuando no hay comunicación, los arcos antihurtos han sido sustituidos por un sistema mucho menos contaminante electromagnéticamente y los materiales de construcción, mobiliario y decoración están desprovistos completamente de sustancias tóxicas. Asimismo, el propio interiorismo y la ordenación de las estructuras y los espacios se han realizado teniendo en cuenta las geopatías (radiaciones electromagnéticas que emanan de la Tierra y que pueden afectar a la salud física o psíquica), para evitar la contaminación geológica.

Esta farmacia cuenta también con un acuario marino de arrecife y tiene prevista la construcción de un jardín vertical que ocupará prácticamente toda su fachada.

En cuanto al motivo por el que Galán adquirió este compromiso con el medio ambiente, asegura que está fraguado a lo largo del tiempo y se trata de “una obligación como ser humano de trasmitir conceptos vanguardistas que dejen rastro y sean contagiosos para hacer un mundo mejor”. También pidió no olvidar “el compromiso que los farmacéuticos tienen con sus pacientes” como los profesionales sanitarios más próximos y accesibles que, a través de sus consejos y recomendaciones, mejoran su calidad de vida. Agregó que un medio ambiente más sostenible y cuidado también influye en la salud, por lo que cuidarlos es labor también de la profesión.

Importancia de la RSC

El titular de esta farmacia incide también en que no se puede desdeñar que el farmacéutico comunitario tiene un alto impacto social en su ámbito de influencia, a lo que hay que añadir “el enorme potencial que tiene como agente sanitario”. Por este motivo, a su juicio la apuesta por la responsabilidad social corporativa debe estar asumida como algo “consustancial al ADN de la oficina de farmacia”.

En el caso concreto de esta botica, llevan a cabo sesiones de educación para la salud en los colegios e institutos de su municipio, trabajan conjuntamente con el Ayuntamiento en la realización de campañas saludables y, actualmente, se están plateando también contar con la colaboración de personajes reconocidos de su entorno para que sirvan de prescriptores de hábitos saludables.

Galán concluye que tienen muchas ideas en mente y que, además, en lo que a RSC se refiere, la farmacia no debería “ponerse techo”.