CURSOS DE VERANO 2011 DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE EN EL ESCORIAL/

br

Los expertos piden a Sanidad una prueba ECOE global, común y uniforme
| 2011-07-15T16:09:00+02:00 h |

M.R.

Madrid

Las reformas educativas sólo tendrán éxito si la evaluación se define desde el inicio de forma adecuada, es decir, si ésta es continuada —durante todo el proceso de aprendizaje— , formativa —analizando el progreso— y sumativa —determinando con todo ello el aprobado o suspenso—. Esta tesis, defendida por Jordi Palés, presidente de la Sociedad Española para la Educación Médica (Sedem), fue apoyada por el resto de ponentes de la mesa que analizó la evaluación durante el grado de Medicina en el Encuentro de Verano celebrado en El Escorial. Para María Teresa Carrillo, profesora de Psicología Clínica y Psicobiología de la Universidad de Santiago de Compostela, aunque son muchos los docentes que no se muestran a favor, esta reorganización del proceso fomenta el papel activo, la responsabilidad individual y el aprendizaje autónomo del alumno, dando como resultado más motivación e implicación por parte de éste, mejor rendimiento académico y menos tasas de abandono.

Sin embargo, según Carrillo, este cambio no consiste sólo en hacer más exámenes y limitar el tiempo de clase magistral, sino que el feedback con el profesor juega un papel esencial a la hora de comprobar que tanto alumnos como docentes están cumpliendo sus objetivos. En su opinión, el mayor problema es el elevado número de estudiantes de las grandes facultades, aunque también en éstas se pueden hacer pequeños cambios en el estilo docente y coordinando actividades entre materias.

Pero además de evaluar competencias específicas, Carlos Rodríguez Lluesma, assistant professor del IESE, incidió en esa parte del trabajo del médico que resulta “invisible” cuando comprender la realidad requiere de una perspectiva “integradora”, no tanto de los datos empíricos como de los psicotécnicos y sociales. En este sentido, las cualidades comunicativas para relacionarse con pacientes y el resto de profesionales y su capacidad de trabajo en equipo y de liderazgo son, a su juicio, muy importantes, de ahí la necesidad de reorganizar los roles en la práctica médica tendiendo a la integración de los equipos. Incluir estos aspectos en las pruebas ECOE es uno de los retos aunque, tal y como señaló Jorge García Seoane, vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, primero sería conveniente que hubiera una sola prueba global y común ya que en la actualidad no existe uniformidad, ni en el número de estudiantes ni en los tiempos para cada fase. Por ello anunció que la Conferencia de Decanos está diseñando una propuesta con el objetivo de que el Ministerio de Sanidad la tome como referencia.