gaceta médica Barcelona | viernes, 18 de septiembre de 2015 h |

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han identificado por primera vez el triple mecanismo que detiene la separación de los cromosomas en respuesta a situaciones que comprometen la integridad de la información genética. La pérdida de esta capacidad de respuesta es característica de las células cancerosas.

En respuesta a la presencia de lesiones en el ADN, las células detienen el ciclo de división celular para dar tiempo a la reparación de las lesiones e impedir la transmisión de cromosomas dañados e incompletamente replicados. La pérdida de esta capacidad da lugar a la aparición de inestabilidad cromosómica, motor de la transformación cancerosa. Estudios previos habían identificado que las células del organismo modelo Schizosaccharomyces pombe paran la progresión del ciclo de división celular a través de un proceso que se había asumido como universal (la fosforilación en un residuo tirosina conservado en la quinasa dependiente de ciclina Cdk1, el motor del ciclo celular).

Los expertos de la UAB han demostrado que este control no es indispensable en otros organismos y que el modelo hasta ahora empleado era excesivamente simple. Las células a las que habían eliminado el gen responsable de este control, denominado Wee1/Swe1, eran plenamente capaces de parar el ciclo celular en respuesta a daño en el ADN, lo cual sugería la existencia de controles adicionales. El trabajo ha permitido identificar tres vías de control que confluyen en esta respuesta, mediada por los genes Wee1, Pds1/securina y Rad53/Chk2. Rad53/Chk2 forma parte del mecanismo de vigilancia de la fase S, que detecta y responde a las situaciones que comprometen el proceso de replicación de los cromosomas. Cada una de estas tres vías por sí sola es suficiente para impedir la segregación de los cromosomas y, por tanto, el proceso de división celular. Hace falta la eliminación simultánea de estas tres vías de control para que pueda tener lugar la segregación de cromosomas dañados e incompletamente replicados.