UE/ La Comisión presenta una propuesta que contempla esta petición de la OMC

br

REDACCIÓN Madrid | viernes, 06 de enero de 2012 h |

La Comisión Europea ha presentado una propuesta de modernización de la Directiva 2005/36/CE que simplifica y acelera el proceso de reconocimiento de cualificaciones para facilitar la movilidad de los profesionales en la UE.

Tras recibir las alegaciones de todas las organizaciones, el texto presenta como novedad consensuada la tarjeta profesional europea y el establecimiento de mecanismos de alerta más eficaces en materia de negligencia profesional, sobre todo en el sector sanitario. Además, contempla la necesidad de conocer el idioma para ejercer en otro país, el desarrollo profesional continuo y extiende el sistema de ventanilla única creado por la directiva de servicios a las profesiones sanitarias.

En lo que se refiere a la profesión médica, la propuesta modifica varios criterios —desde el artículo 24 al 30— estableciendo que la formación básica del médico dure al menos cinco años de estudio —o su equivalente en créditos ECTS o 5.500 horas de enseñanza teórica y práctica impartidas en un una universidad o bajo el control de una universidad— y que aquellos que ya tengan una especialidad y quieren formarse en otra cuenten con exenciones parciales de un máximo de un tercio de la formación si ya han cursado esa materia en su anterior programa formativo.

Además, se incluirán dentro del reconocimiento automático aquellas especialidades que sean comunes en, al menos, un tercio de los Estados, introduciendo un mecanismo de alerta de forma que las autoridades competentes de cada país se vean obligadas a alertar al resto sobre un sanitario al que una autoridad pública o un tribunal haya prohibido ejercer su actividad, tal y como propuso la Organización Médica Colegial. En cuanto a la tarjeta profesional europea que, aprovechando los beneficios del sistema de Información del Mercado Interior (IMI), ofrecerá a los profesionales la posibilidad de acogerse a un reconocimiento más fácil y rápido de sus cualificaciones —de 12 semanas el proceso se reducirá a seis—, será un certificado electrónico intercambiable entre las autoridades competentes sin forma física para evitar el riesgo de falsificación o de falta de actualización. Por otra parte, todos los ciudadanos que soliciten el reconocimiento de sus cualificaciones podrán acudir a una ventanilla única en lugar de tener que ir de un organismo público a otro mejorando así el acceso a la información.