Gaceta Médica Madrid | viernes, 27 de noviembre de 2015 h |

Las fracturas vertebrales por compresión asociadas a osteoporosis afectan al 25 por ciento de las mujeres mayores de 65 años y al 50 por ciento de las mayores de 80 años, lo cual se traduce en unas 80.000 personas afectadas cada año. Actualmente, el tratamiento consiste en la realización de una vertebroplastia o una cifoplastia para cementar la zona con polimetacrilato (PMMA).

Una solución efectiva, pero con problemas como la aparición de reacciones exotérmicas que pueden causar daño neural, déficits en el tratamiento con la malla ósea o, lo más importante, un aumento del riesgo de nuevas fracturas vertebrales, ya que PMMA es un material mucho más rígido que el hueso. Un escenario que podría cambiar con la aparición de un nuevo polímero de silicona más eficaz en la reducción del dolor y más flexible, lo que reduciría el riesgo de fracturas adyacentes.

Además, como ha explicado Francisco Villarejo, director de la Unidad de Neurocirugía de la Clínica La Luz y director del 13º Simposio Internacional sobre Patología de la Columna Vertebral, escenario en el que ha comentado estos resultados, esta intervención —elastoplastia vertebral— dura menos de 30 minutos y el paciente recibe el alta en 24 horas.

Otra importante ventaja de este nuevo material es su utilidad para la cementación de metastásis en la columna vertebral, una aplicacación para la que PMMA no era válido, lo cual “obligaba” a los pacientes a tener que aguantar el dolor.

Durante el Simposio, se ha hablado también de la ventaja cualitativa de la cirugía mínimamente invasiva en el tratamiento de la estenosis del canal lumbar, que ha pasado de ser tratada con laminectomía descompresiva o con la implantación de placas y tornillos a procedimientos menos agresivos como la descompresión quirúrgica con falvectomía o la foraminotomía. La importancia del tratamiento precoz de la discitis también ha sido uno de los temas protagonistas de este simposio internacional.