Gaceta Médica Barcelona | jueves, 14 de enero de 2016 h |

Los hombres que tienen niveles altos de urato, o ácido úrico, en la sangre pueden ser menos propensos a desarrollar la enfermedad de Parkinson, según concluye un estudio que se publica en la edición digital de Neurology. El urato se forma cuando otras sustancias químicas, llamadas purinas, se descomponen en el cuerpo. Las purinas se encuentran en los alimentos, y algunas purinas son los componentes básicos del ADN. Estudios han sugerido que el urato puede desempeñar un papel protector en las células cerebrales.

“Estos resultados sugieren que el urato podría proteger contra el párkinson o retrasar la progresión de la enfermedad en sus primeras etapas antes de que se observen los síntomas”, afirma el autor del estudio, Xiang Gao, de la Universidad Estatal de Pennsylvania en University Park.

El estudio evaluó a 90.214 participantes en tres grandes estudios en curso. Los exámenes de sangre evaluaron sus niveles de urato. Un total de 388 personas que desarrollaron la enfermedad de Parkinson después del inicio de los estudios se compararon con 1.267 personas sin la enfermedad. Los investigadores también combinaron sus resultados con los datos de tres estudios previos sobre el tema para realizar un meta-análisis. Los hombres que presentaban los niveles más altos de urato eran casi un 40 por ciento menos propensos a desarrollar la enfermedad de Parkinson que los que tenían niveles más bajos.