| martes, 09 de abril de 2013 h |

Más información con “una reducción extraordinaria de la radiación”. Así ha definido Luzia Pereira, director de la modalidad de tomografía computarizada (TC) de General Electrics Healthcare, compañía que ha desarrollado el producto, un nuevo aparato de TC de alta resolución con posibilidad de imagen espectral. Gracias a la incorporación de un detector, un generador y un nuevos sistema de adquisición de imágenes, Pereira explica que esta nueva TC es capaz incluso de “adquirir imágenes cardiológicas como si estuvieran paradas”, un aspecto que ha resultado siempre problemático para los cardiólogos. Un avance con el que José Vicente Monmeneu, de la Unidad de Imagen Cardiaca de Eresa se muestra especialmente contento. “Se ha avanzado mucho, pero era necesario ir más allá”, subrayó.

Pero este nuevo TC no solo tiene impacto en el área de la cardiología. Tal y como explica Assia Litcheva, médico especialista en Radiodiagnóstico de Eresa Beata, este aparato “permite la caracterización de lesiones subcentimétricas”, distinguiendo las quísticas de las captantes y permitiendo así la diferenciación entre lesiones benignas y metástasis.

Además, el descenso de radiación se produce en dos niveles. Por un lado, disminuye la emisión de la cantidad de radiación ionizante (tal y como explica Jorge Gómez, jefe de la unidad de Radiodiagnóstico de ERESA Beata, es posible realizar un escáner de tórax con el impacto de una radiología simple, consiguiendo la “reducción de la dosis de radiación con respecto a los TC previos en un 90 por ciento”) y, por otro, al aumentar la definición, desciende el número de TC que hay que realizar. Un aspecto este último que significa, subraya Litcheva, “una disnminución de las dosisi de contraste yodado, fundamental en los pacientes con deterioro renal”.