Almudena Fernández Madrid | viernes, 09 de mayo de 2014 h |

La tecnología sanitaria que ha demostrado ya ser eficaz podrá someterse a una evaluación de coste-efectividad si lo desea, con el fin de facilitar su posterior incorporación en hospitales tanto públicos como privados habiendo demostrado su calidad. Para ello, nace el Instituto de Validación de Eficiencia Clínica (IVEC), puesto en marcha conjuntamente por HM Hospitales y la Fundación Hospital de Madrid, cubriendo una necesidad que había en España,

En este sentido, el director de HM Hospitales, Juan Abarca, señaló que, en su opinión, cualquier tecnología deberá también estar evaluada desde el punto de vista de la eficiencia y demostrar una mejora clara en el resultado sanitario, no sólo las grandes máquinas, sino de todo tipo, como podría ser un nuevo catéter. “Son cosas que entran en el círculo constantemente y engordan los costes en cada proceso”, subrayó. Así, consideró que, de alguna manera, el riesgo tiene que ser compartido con la industria y, todo lo que se incorpore, deberá estar justificado. De hecho, HM Hospitales pondrá sus instalaciones a disposición de la industria de forma gratuita, pero serán las empresas las que correrán con los gastos de la evaluación ya que serán “las beneficiadas” de la misma.

Abarca incidió en que cuentan ya con acuerdos dentro del sector que presentarán próximamente.

No sirve el ensayo-error

Alfonso Moreno, presidente de la Fundación Hospital Madrid, por su parte, señaló que “no sirve el ensayo-error”, por lo que el instituto tiene una de sus principales funciones en hacer que la incorporación se haga de forma “analítica, programada y pautada” para mejorar la actividad sanitaria en su conjunto. Para ello, centrará sus evaluaciones no sólo en el coste inicial de la adquisición, sino teniendo en cuenta también su mantenimiento para que pueda valorarse este factor a la hora de tomar una decisión.

En la difícil tarea de introducir y renovar la tecnología en los centros , que es responsabilidad de médicos y gerentes, deberán tener en cuenta las áreas económica y social, tal y como señaló el director del IVEC, Fernando Vidal, algo para lo que esperan servir de puente desarrollando estudios de coste-efectividad, valorando el grado de concordancia entre efectividad y eficacia, cuantificando la influencia concreta en la mejora de la salud, y contribuyendo a la sostenibilidad y la implantación de novedades.