Gaceta Médica Barcelona | martes, 15 de diciembre de 2015 h |

Investigadores del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la Facultad de Medicina de la Universitat de Barcelona, dirigidos por el catedrático Miquel Viñas, y del servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de Bellvitge, dirigidos por el profesor Joan Moya, han descubierto que los fumadores inhalan una gran cantidad de bacterias del género Bacillus y que estos microorganismos aparecen también en las muestras de tumor de pulmón. Según el estudio que se ha publicado a la revista científica Frontiers in Microbiology, estas bacterias facilitarían el acceso de los productos cancerígenos del tabaco en el interior de la célula.

Los expertos han comprobado que los filtros de los pitillos no obstaculizan de manera significativa el paso de estos microorganismos, los cuales son inhalados en grandes cantidades por los fumadores. “Una persona que fuma un paquete diario puede aspirar hasta 200.000 bacterias al día”, explica Miquel Viñas, que también es investigador del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell).

Los investigadores también analizaron muestras de pacientes con cáncer de pulmón y demostraron que las mismas bacterias del tabaco se encontraban en los tejidos de un tipo de tumor, el llamado adenocarcinoma acinar, que suele localizarse a las zonas más periféricas del órgano. Estos microorganismos tienen propiedades adherentes que los hacen muy eficientes al fijarse al tejido pulmonar, y además, producen una serie de toxinas que secretan al medio externo celular. “Estas toxinas tienen la propiedad de formar canales en la membrana de las células humanas, que hacen de vías de entrada de moléculas del humo a través de la membrana”, describe Miquel Viñas.