‘BENCHMARKING’/ El Instituto Catalán de la Salud (ICS) compartió en una jornada las iniciativas pioneras en innovación y asistencia

br

El Casap de Castelldefels es un modelo pionero en Cataluña, tiene titularidad pública pero funciona con autonomía, sin intermediarios

Esta iniciativa mejora el nivel resolutivo de todos los actores del equipo de primaria y su gerente confía en que el modelo sea exportable

| 2010-04-30T17:50:00+02:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

Compartir experiencias innovadoras, crear sinergias entre los profesionales para promover la mejora continua de los procesos de atención y destacar las alianzas estratégicas fueron los objetivos principales de la primera Jornada de Benchmarking del Grupo ICS (Instituto Catalán de la Salud).

La participación y la autonomía del profesional fueron parte importante de este encuentro, y, en el ámbito de autogestión, un nuevo modelo organizativo de atención primaria se desmarca de los otros que se están desarrollando en Cataluña. Se está llevando a cabo en el Consorcio Castelldefels Agentes de Salud (Casap), con un 80 por ciento de participación del ICS y un 20 por ciento del Ayuntamiento de Castelldefels, por lo que se trata de una entidad pública, según explicó a GM Toni Peris, director gerente del Casap y director de equipo de atención primaria de Can Bou.

Sin intermediarios

“Esta fórmula jurídica de consorcio nos permite dos o tres puntos diferenciales bastante importantes”, señaló. Una sería la gestión autónoma del propio equipo de atención primaria, es decir, “la financiación con el contrato con Catsalut nos llega directamente a atención primaria, no hay ningún intermediario corporativo o de nivel hospitalario”.

Por otro lado, tienen la posibilidad de hacer la compra de servicios de forma directa —básicamente, pruebas diagnósticas—, o de definir las estrategias de resolución. Y, en tercer lugar, pueden contratar al personal de acuerdo a criterios de resolución, de habilidades y de actitud. Peris subrayó que el hecho de ser resolutivos y autónomos no está reñido con el contacto con el hospital, y por ello trabajan con integración funcional en una serie de circuitos asistenciales. “Pero no dependemos de que el dinero llegue a la cúpula, como en una organización sanitaria integrada, para que se realice el reparto entre AP y hospital”, puntualizó.

Desde este consorcio potencian el nivel resolutivo del personal de administración y de enfermería, permitiendo al médico de familia y al pediatra realizar actividades de mayor complejidad. Han establecido unos protocolos para abordar la demanda aguda y las visitas espontáneas, de forma que el administrativo sanitario valora el grado de emergencia y estima si el paciente puede ser atendido por personal de enfermería. “Si atiende la enfermera, tenemos unas guías para que ella pueda resolver la situación sin pasar por el médico de familia”, aseveró.

Esta estrategia les valió el reconocimiento por parte del Ministerio de Sanidad y Política Social, y, en términos de prescripción de farmacia, están entre el primer y el tercer mejor equipo según los criterios del Catsalut. Esto avala a Peris para pensar que el modelo es exportable.

Todas las actividades que se desarrollan en el Instituto Catalán de la Salud (ICS) están orientadas a lograr unos objetivos estratégicos, que pasan por la continuidad de la atención al paciente y aspectos de eficiencia, entre otros. Con el propósito de compartir las mejores experiencias, en aras de innovar en el conjunto de los territorios del ICS, se ha desarrollado una herramienta informática, el “calaix virtual d’experiències”, en el que ya se han introducido 300 iniciativas. “Quedan recogidas todas las experiencias que han sido evaluadas y que aportan una solución”, explicó Montserrat Figuerola, directora adjunta de Asuntos Asistenciales del ICS. Para acceder a ellas, se deben introducir algunas palabras clave de búsqueda en la Intranet del ICS. “Es un sistema muy simple, pero ayuda a conocer qué experiencias son exportables, cuáles han funcionado o no, según cómo se gestionen”, declaró Figuerola. La experiencia del Casap es una de las que recoge esta herramienta, como ejemplo de autonomía de gestión y de motivación de los profesionales. “En su caso, al ser una empresa con una delimitación muy clara de territorio, es muy útil poder conocer sus resultados”, indicó la doctora.