Oncología/ I Congreso Internacional MD Anderson ‘El futuro del cáncer de pulmón: un paso adelante’

br

R.C. Madrid | viernes, 22 de febrero de 2013 h |

“Con quimioterapia no hemos podido hacer más”. Con esta frase resumía Natalia Carballo, jefa de servicio de Oncología Radioterápica del MD Anderson Cancer Center Madrid el punto de partida del I Congreso Internacional de este centro. Carballo explicó que “solo el 15 por ciento de los pacientes sobreviven más de cinco años con quimioterapia”, lo que hacía necesario buscar nuevas estrategias. ¿El objetivo? Llegar a tasas de supervivencia de hasta el 80 por ciento, como ocurre actualmente en cáncer de mama.

El futuro está ahora, destacó José Miguel Sánchez, oncólogo médico de este centro y director del Congreso, en “los fármacos antitumorales, no quimioterápicos”. Y, por eso, la investigación se centra en la definición del perfil genético de cada paciente y en la clasificación de subgrupos de pacientes según la alteración genética que tengan.

Un cambio en la manera de investigar y entender el cáncer que significa actualmente un aumento en la supervivencia mediana de unos doce meses (con quimioterapia) a entre dos y tres años (atendiendo al diagnóstico molecular). La unión de este diagnóstico molecular con el diagnóstico histológico convencional se convierte así en una herramienta avanzada para ofrecer un tratamiento diana con mejores resultados. “Con el estudio molecular del tumor, logramos ir más allá e identificar determinadas mutaciones genéticas que son las que no responden al tratamiento genérico con quimioterapia”, aseguró Carballo, que subrayó también que esas terapias personalizadas de las que se empezó a hablar hace unos años “ya son una realidad”.

Una vez conseguido el objetivo de aumentar la supervivencia, la meta ahora es la cronificación prolongada del cáncer de pulmón. Para ello, Sánchez cree que será necesaria la utilización de varias terapias farmacológicas a lo largo del tiempo, ya que las células buscarán vías alternativas no bloqueadas para continuar proliferando, lo que hará necesario terminar utilizando fármacos para varias dianas moleculares.

Un futuro que exige un enfoque multidisciplinar en el que anatomopatólogos, cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, investigadores y neumólogos colaboren juntos en crear una visión lo más amplia posible que favorezca el descubrimiento de nuevos tratamientos.

Radiación con protones

El MD Anderson de Houston lleva ya siete años utilizando terapia con protones que, frente al tratamiento habitual con fotones, ofrece ventajas en toxicidad y distribución de dosis. “Al tumor le llega una dosis mucho mayor y los tejidos circundantes reciben al mismo tiempo mucha menos dosis”, aseguró Daniel Gómez, oncólogo radioterápico del MD Anderson de Houston.

Actualmente, esta terapia se implanta en solo ocho centros norteamericanos y se investiga ahora si esta técnica ofrece o no mejores resultados que las ya existentes y en qué subgrupos de pacientes sería más efectivo utilizarla. En España, de momento, no se plantea la posibilidad de importar esta terapia de protones.

Programas de cribado

Si bien se empezó a fomentar el cribado por TAC en cáncer de pulmón en nuestro país, a día de hoy no existe ningún programa de seguimiento por grupos de riesgo. Pero, siguiendo el protocolo vigente en Estados Unidos desde hace años, un paciente de alto riesgo y que, por lo tanto, debería someterse a un TAC, sería aquella persona de más de 55 a 70 años y que lleve fumando desde la juventud más de treinta paquetes de cigarrillos por año.