Premios BiC
C.M.L Madrid | viernes, 31 de octubre de 2014 h |

La crisis del ébola ha copado todos los ámbitos sanitarios. El más reciente, el de los sindicatos. El hecho de que la última reunión del Ámbito de Negociación, integrado por CC.OO., UGT, CSI-F, CESM y Satse junto al ministerio de Sanidad, se centrara en la crisis del ébola, no ha gustado demasiado a algunas organizaciones, ya que consideran que se están produciendo ciertos atrasos en las negociaciones con el Gobierno. Es el caso de la Federación de Servicios Públicos (FSP-UGT) que ha anunciado su intención de no participar en los futuros encuentros entre sindicatos y ministerio si estos se mantienen como un mero intercambio de información. Algo de lo que la responsable de Sanidad del sindicato, Pilar Navarro, viene avisando en los últimos meses. En este sentido, la organización acusa al Gobierno de simular una participación que no es real. Ejemplo de ello son las escasas reuniones que han tenido en los últimos meses.

A pesar de las peticiones, consideran que el ministerio ha hecho caso omiso a la exigencia de UGT de participar con pleno derecho en todos los espacios que se constituyan o que a juicio de UGT se debieran haber constituido ya, en relación con la alerta sanitaria internacional debida a la Infección por el Virus del Ébola, “como viene ocurriendo en todos los países europeos y en el ámbito internacional”, destacan desde la central. Precisamente, sobre este asunto, la Administración presentó unos programas formativos para los trabajadores sanitarios para realizar alegaciones cuando estos ya se han implantado y en algunas comunidades autónomas, como Madrid, ya han concluido. Sin embargo, aunque FSP-UGT sea reticente a seguir negociando, fuentes de la organización aclaran que habrá participación siempre que sirva para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, “pero no en ámbitos que no cumplen el objetivo de la negociación colectiva para el que se crearon”, matiza.

Crisis del ébola

En contraposición, el presidente del sector nacional de Sanidad de CSI-F, Fernando Molina, considera importante la creación de un plan formativo para profesionales en el ébola, tal y como se ha acordado en el Ámbito, con el objetivo de que sean los que instruyan a profesionales sanitarios y no sanitarios. El respaldo de esta formación dependerá del ministerio y la Escuela Nacional de Sanidad, que realizará los cursos formativos.

A falta de reuniones, esta semana los sindicatos tienen varias citas en su agenda. Por un lado, con el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), para analizar la situación en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Por otra parte, está previsto que se reúnan con Sanidad para presentar las aportaciones particulares al texto. En cualquier caso, la mesa de negociación ha tenido que aparcar los asuntos pendientes como el calendario de especialidades enfermeras, la situación de las áreas de capacitación específica o la tasa de reposición de los empleados públicos. Los avances los han dado en la creación de los grupos de trabajo en torno al empleo, condiciones laborales y gestión clínica, de tal forma que las organizaciones ya han presentado la lista de miembros que formarán parte de los mismo.